Barra de Videos

Loading...

martes, 12 de junio de 2012

Tras 10 años de lucha, comienza a regir nueva normativa sobre antenas para celulares en Chile


Comienza a regir nueva normativa que regula instalación de antenas para celulares

Este lunes se publicó en el Diario Oficial la Ley de Antenas, la cual entregará un nuevo marco legal para la edificación de torres para telefonía celular

Imagen de Radio U. de Chile
111 Lecturas

12 de Junio, 2012 11:06

Galería de Antena22 en Flickr
Este lunes entró en vigencia la Ley de Antenas, legislación que, luego de una tramitación de más de diez años en el Congreso, permitirá racionalizar el despliegue de torres para antenas de celular.
Con la nueva normativa, las empresas proveedoras deberán tramitar el permiso a través de las Direcciones de Obras Municipales, además de potenciar el uso de torres mimetizadas con el espacio urbano y privilegiar el uso de estructuras ya instaladas para nuevas antenas.
Otro de los elementos relevantes será que los ciudadanos tendrán derecho a que las empresas les informen con anticipación sobre la instalación de torres y pueden realizar observaciones al proyecto, según informó el ministro de Vivienda y Urbanismo, Rodrigo Pérez.
“Por una parte, participación ciudadana, autorización de las municipalidades, de las  direcciones de obras para la instalación de antenas, incentivos adecuados para que se coloquen  sean o bien colocalizadas, mimetizadas u ocupando infraestructura existente”, sostuvo el titular del Minvu respecto a los cambios más importantes que incluye la normativa.
La nueva legislación prohibirá la instalación de torres y antenas en lugares especialmente alterables, tales como establecimientos educacionales, salas cuna, jardines infantiles, hospitales o asilos de ancianos.
Zonas decretadas como espacios sensibles y que, sumados a las zonas de saturación, evitará una proliferación irracional de torres.
El ministro Pérez sostuvo que son espacios que intentan cuidar a la población menor y de adultos mayores; consultado en cuidarlos de qué, respondió que pese a que no existen estudios que certifiquen daños a la salud de las personas, es un tema de prudencia.
“Protegerlos. Se definió que había ciertas áreas sensibles. La norma, desde el punto de vista de salud, es extremadamente exigente y minimiza la probabilidad que haya problema para la salud, pero entendiendo, y ha habido estudios, que no se ha podido demostrar que haya habido problemas para la salud producto de las antenas, pero por un motivo de prudencia se ha querido resguardar aquellos lugares donde haya colegios, jardines infantiles”, aclaró el ministro.
Por su parte, el ministro de Transporte y Telecomunicaciones, Pedro Pablo Errázuriz, se refirió a la participación ciudadana que, según él, se incluye en la nueva normativa.
Algunos de los mecanismos son que los vecinos pueden exigir medidas de mitigación y mimetización de las torres, donde incluso existen diseños propuestos por el ministerio.
Aún así, en caso que la edificación cuente con la autorización de la Dirección de Obras Municipales, las Juntas de Vecinos no contarán con la capacidad de oponerse, según dio a entender el ministro Errázuriz.
“Desde la perspectiva de Salud, estamos en un rol muy estricto, estar siempre entre los países más estrictos de la OCDE, de modo de asegurarnos que estamos siempre en el liderazgo de esa preocupación. En el ámbito de las alternativas, las comunicaciones tienen que tener una solución compatible y por eso existen fórmulas para compensar y para que no haya impacto en el patrimonio de la zona”, agregó el titular de Transportes.
El 18 de junio la Subtel deberá establecer las zonas de saturación y áreas sensibles y, en un plazo de 120 días, las empresas deberán notificar y acreditar que sus antenas cumplen con los estándares de emisión que exige la norma.

1 comentario:

  1. Resulta incomprensible como los políticos siguen diciendo barbaridades al estilo de "todavía no se ha demostrado" (y los medios publicándolo) cuando muy recientemente científicos chilenos han dado a conocer resultados de años de estudios, en los que se demuestra realmente el daño que producen las antenas de telefonía celular y las de Wi-Fi.

    ResponderEliminar