Barra de Videos

Loading...

sábado, 7 de julio de 2012

VIVIENDO EN UN MUNDO INALÁMBRICO


Dr Sarah Starkey, PhD, Neuroscientist
Para el Fondo Nacional de Nacimientos de Niños
Enero 2010
del Sitio Web TheCaviSociety
traducción de Adela Kaufmann

Vivimos en un mundo cada vez más inalámbrico. Muchos adolescentes y la mayoría de los adultos ya poseen un teléfono móvil. Los teléfonos inalámbricos y de banda ancha inalámbricos se usan en el hogar y el trabajo.

Los padres usan monitores de bebé para escuchar si se despierta su bebé. Cafés, escuelas, bibliotecas, transporte público y otros lugares públicos frecuentemente ofrecen Internet Wi-Fi inalámbrico y estaciones/transmisores de telefonía móvil en sus techos, paredes o cerca.

La tecnología es muy útil, le da movilidad y la comodidad de saber que siempre estamos conectados. Juegos inalámbricos, Wii, Nintendo DSS, iPhones se están convirtiendo rápidamente en una de las formas más populares de entretenimiento para los niños, e incluso se están introduciendo en las escuelas.

Pero, ¿son seguros?

Son legales, fácilmente disponibles y hay una presión social para mantenerse al día con las innovaciones del siglo 21.

Así que,
  • ¿Por qué Rusia recomienda que las mujeres embarazadas no utilicen los teléfonos móviles?
  • ¿Por qué los Funcionarios Jefes de Medicina el Reino Unido recomiendan que los niños menores de 16 años usen teléfonos celulares sólo en emergencias?
  • ¿Por qué el Gobierno alemán recomienda que siempre que sea posible, las redes de computadoras y el Internet deben ser conectados, en vez de usar red inalámbrica?
Cuando pensamos en la seguridad de los teléfonos móviles, a menudo pensamos en tener cuidado con el robo de identidad o acoso cibernético.

De vez en cuando los periódicos hacen titulares cuestionando si los teléfonos móviles pudieran causar tumores cerebrales. Pero para algunas personas, las preocupaciones van mucho más profundo que eso.

Para tomar decisiones informadas sobre qué tecnologías queremos usar en nuestros hogares o que utilicen nuestros hijos, tenemos que saber cuáles son las preocupaciones, y sopesar los beneficios y los riesgos para nosotros mismos.
El Problema

El problema radica en las ondas moduladas o pulsátiles de microondas (un tipo de ondas de radio) que estas tecnologías utilizan para transportar información desde y hacia los demás y hacia su estación de base/transmisores.

Al aumentar el número de aparatos inalámbricos también aumenta nuestra exposición a las microondas alrededor de nosotros. En los últimos años nuestra exposición promedio se ha incrementado exponencialmente, y es probable que siga aumentando.

¿Será bueno para nosotros vivir en un ambiente de microondas?

Los países varían en los límites de exposición que han establecido, con el Reino Unido teniendo uno de los límites más altos (de menor seguridad). Seguimos las directrices de la ICNIRP (Comisión Internacional para la Seguridad Electromagnética). Las directrices fueron establecidas en 1998, basadas en la idea de que las microondas no tienen efectos dañinos que no sean los de calentar nuestros cuerpos.

Si la potencia es inferior a la que produce el calentamiento, entonces se supone que es segura. Pero la ciencia ha evolucionado desde entonces, y numerosos artículos han sido publicados que demuestran los daños de las microondas por debajo de estos límites. Los científicos se han sentido frustrados de que la ICNIRP no haya reducido sus valores de referencia.

Muchos científicos que están trabajando en la seguridad biológica (sin calentamiento) de los campos electromagnéticos se han unido para formar la Comisión Internacional para la Seguridad Electromagnética(ICEMS) y han producido resoluciones que advertir al público de los riesgos potenciales de la tecnología.

Un reporte escrito en 2007 por un grupo de científicos describiendo por qué las directrices actuales son insuficientes, lista la mayor parte de los conocimientos científicos disponibles en ese momento (el Reporte de BioInitiativa).

Desde entonces, la Agencia Europea del Medio Ambiente ha declarado que consideran que las directrices actuales resultan insuficientes.

El Parlamento Europeo ha instado a los Estados miembros a introducir una mayor protección de la población en general a los campos electromagnéticos. Liechtenstein ha votado para reducir sus límites de exposición por 100.

Francia está comenzando los ensayos de estos límites más bajos en dieciséis de sus pueblos. La Agencia Francesa de la Salud y de Seguridad recomendó en 2009 que las personas redujeran su exposición a los teléfonos móviles y dispositivos inalámbricos. Rusia ya tiene los límites de exposición 100 veces menores que en el Reino Unido.

Salzburgo en Austria recomienda límites de exposición 1.000 veces menores que en el Reino Unido. Un panel de científicos, la Comisión Técnica de Campos Electromagnéticos de los Riesgos de Salud, está escribiendo nuevas directrices en base a lo que consideran biológicamente seguro, y estos serán publicados a finales de este año. Queda por verse si serán adoptadas por los gobiernos.

También hay presiones económicas y políticas.
 


La Evidencia
Las preocupaciones se basan en estudios que muestran daños o cambios en las células o sistemas del cuerpo.

Me concentraré en la fertilidad, el embarazo y los niños pequeños aquí, pero los efectos han sido encontrados en casi todos los sistemas en nuestro cuerpo. Parece que nuestras células son muy sensibles a los campos electromagnéticos.
 

Fertilidad masculinaMuchos estudios han encontrado disminución de la fertilidad de los hombres que usan teléfonos móviles.

La evidencia es ahora fuerte y convincente. Los efectos son disminución de la motilidad espermática, formas anormales de los espermatozoides, disminución de la viabilidad, y en algunos estudios disminución del recuento de espermatozoides y menor diámetro de los túbulos en los testículos. El esperma es incluso afectado cuando es expuesto en un tubo de ensayo durante cinco minutos a un teléfono móvil.

El año pasado, un grupo de investigación encontró que la exposición al teléfono móvil durante 16 horas daña el ADN de los espermatozoides. Un ADN dañado es una mala noticia. Nuestro ADN contiene las instrucciones para hacer que nuestros cuerpos se desarrollen y funcionen correctamente.

El daño podría significar anomalías en la siguiente generación.

Cuando se trata de las bajas potencias de los mástiles transmisores de la telefonía móvil o Internet inalámbrica (Wi-Fi), todavía no disponemos de información acerca de la fertilidad del varón humano. De los estudios en animales, parece que uno tiene que estar expuesto durante más tiempo a ambientes de baja potencia de microondas para que disminuya la fertilidad masculina.

Ratas macho han reducido la fertilidad después de haber vivido cerca de una antena de telefonía móvil durante 6 meses o expuesto a condiciones similares, como alguien que use una computadora portátil durante varias horas al día durante varios meses.

Es posible e incluso probable que las mismas condiciones podrían también reducir la fertilidad masculina humana.
 

Embarazo
En 2008 científicos de Dinamarca informaron de que cuando las mujeres (más de 100 000 de ellas) utilizaron un teléfono móvil durante el embarazo, se produjo un incremento del riesgo de problemas de conducta en los niños, pudiéndose medir a los 7 años.

Los cambios de comportamiento pudieran haber sido el resultado de la exposición a la radiación emitida por los teléfonos, o un factor social, tal como la falta de atención de la madre mientras ella estaba en el teléfono cuando los niños eran pequeños.

Pero cuando se toma también en cuenta estudios tales como uno en ratas que han demostrado que la exposición de ratas preñadas a un teléfono móvil durante una hora al día durante el embarazo condujo a una cantidad anormal de células muertas en el cerebro de sus retoños, y menos células sanas en regiones implicadas en el aprendizaje y la memoria después del nacimiento, cuando se más preocupante.

Los cambios “detonados” en los genes durante el desarrollo de un bebé en el útero, también han sido descritos en ratas que fueron expuestas a un teléfono móvil durante el embarazo. Cuales genes son ‘detonados’ determina cómo se desarrolla el bebé. Un grupo de investigación en Arabia Saudita encontró que un teléfono móvil sostenido cerca del abdomen de mujeres embarazadas durante diez minutos aumentó la frecuencia cardiaca del bebé y la disminución de la cantidad de sangre que es bombeada por el corazón.

Los científicos han encontrado que cuando las ratas fueron expuestas a un teléfono móvil en modo de espera, cambiado a modo de hablar durante 15 minutos dos veces al día durante el embarazo, los bebés de sexo femenino tuvieron un promedio de un 30% de menos folículos (que contienen los óvulos) en sus ovarios después del nacimiento.

Si esto llegara a suceder en los seres humanos, entonces podría reducir seriamente la fertilidad de la próxima generación de mujeres.

No sabemos si en este caso se trató de las 11 horas y 45 minutos en modo de espera o los 15 minutos en el modo de hablar que dio lugar a la disminución de la fertilidad. Si se trata de la primera, entonces es probable que vivir en un entorno Wi-Fi también podría reducir la fertilidad de las generaciones posteriores. Los estudios aún no han buscado posibles daños en el ADN en las células del óvulo de mamífero.

Las niñas llevan todos sus huevos desde su nacimiento, así que tienen mucho tiempo para que se produzcan posibles daños en el ADN. Pero una gran cantidad de estudios han encontrado daños en el ADN, en las células de muchas regiones del cuerpo, tras la exposición a la radiación del teléfono móvil.

(Los daños en el ADN no se ven en todos los estudios, por lo que las condiciones necesarias para los efectos necesitan ser mejor comprendidas e identificadas).

Un ADN dañado podría dar lugar a cáncer o a anormalidades en el desarrollo.
 

Niños
Los niños absorben más radiación que los adultos.

Sus cráneos son más delgados y tienen más posibilidad de que el daño sea mayor debido a que sus células están dividiéndose más. Los estudios sobre si los teléfonos móviles aumentan el riesgo de tumores cerebrales están empezando a indicar que los jóvenes están en mayor riesgo. Los estudios de riesgo de tumores cerebrales en adultos son generalmente negativos (es decir, sin efecto), cuando observamos los primeros 10 años de usar un teléfono móvil.

Después de 10 años de uso la mayoría de los estudios han encontrado significativamente un mayor riesgo de desarrollar algunos tumores cerebrales, cuando el tumor está en el mismo lado de la cabeza a la que se sostiene el teléfono. Un grupo sueco ha encontrado que el mayor riesgo de tumores cerebrales estaba en aquellos que comenzaron a utilizar un teléfono móvil o inalámbrico debajo de la edad de 20 años.

Los niños pueden tener un riesgo mayor de daño que los adultos por causa de los teléfonos inalámbricos.

El uso de un teléfono móvil también altera la actividad del cerebro. Puesto que nuestros cerebros todavía están todavía en desarrollo en nuestra adolescencia, los cambios en la actividad pudieran alterar el desarrollo del cerebro. Un estudio realizado recientemente en las noticias describe cómo la exposición a un teléfono móvil fue beneficiosa en los ratones que tenían algunas de las características de la enfermedad de Alzheimer.

Esto podría ser muy emocionante. Pero la radiación utilizada no era modulada, como suelen ser las señales de teléfonos móviles, por lo que esto no era exactamente la misma que la radiación que la de un teléfono móvil.

En algunos estudios previos, las señales moduladas de telefonía móvil han causado daños de las células cerebrales y una disminución en la capacidad de aprendizaje o en la memoria en ratas o ratones. Así que no sabemos todavía si los teléfonos móviles podrían ayudar a largo plazo a reducir el riesgo de Alzheimer, o de hecho, conducir a una demencia a través del daño cerebral.

Todavía hay muchas preguntas sin respuesta y se necesita hacer mucha investigación más. Pero se conoce lo suficiente como para sugerir que estas tecnologías pueden no ser seguras para todos.

El principio de precaución podría ser utilizado cuando se trata de tecnologías inalámbricas.

Esto significa tomar la opción más segura cuando hay la posibilidad de daños graves para la salud o el medio ambiente, basados en evidencia científica, aunque todavía hay algunas incertidumbres sobre el riesgo.
 


¿Qué podemos hacer?

Cambiar los límites legales de exposición requiere una acción política y, posiblemente, mucha conciencia pública y presión.

Pero mientras los gobiernos debaten los posibles riesgos y los sopesan en contra de las consideraciones económicas, nosotros sí podemos decidir por nosotros mismos qué tecnologías queremos usar y cuándo.

Cuando se trata de embarazo, el Comité Nacional Ruso para la Protección contra las Radiaciones recomienda que las mujeres embarazadas no utilicen los teléfonos móviles para nada. Maine en los Estados Unidos tiene la intención de introducir etiquetas de advertencia para las mujeres embarazadas y niños en todos los nuevos teléfonos móviles.

La Comisión Internacional para la Seguridad Electromagnética también recomienda un uso más seguro de los teléfonos móviles en el entorno de mujeres embarazadas.

Si usted quiere tomar un enfoque de precaución, durante el embarazo, puede optar por no utilizar un teléfono móvil o inalámbrico, y cambiarlo por el uso de un teléfono fijo con cable. Usted puede evitar el uso de una computadora portátil en su regazo o cerca de su vientre durante el embarazo. Mejor aún, utilice un ordenador o portátil conectado a Internet a través de un cable (y desactive la función Wi-Fi en el equipo).

Por la noche, podría ser aconsejable no dormir al lado de su teléfono móvil o inalámbrico (a menos que esté completamente apagado), y usar un reloj despertador, no el teléfono para despertarle. Del mismo modo, si usted tiene un teléfono inalámbrico, puede colocar la estación base lejos de donde usted se sienta o pasa mucho de su tiempo.

En el verano, si usted no tiene una bolsa para llevar el teléfono móvil, ¡no lo lleve en su sujetador! (esto sucede). Los mensajes de texto son considerados más seguros que hablar con su teléfono cerca de su cabeza, porque el teléfono está más lejos de su cuerpo.

Pero tenga cuidado durante el embarazo, que no esté escribiendo mensajes de texto en su teléfono móvil mientras lo sostiene cerca de su vientre.

Una vez más, teniendo un enfoque de precaución, se puede optar por no utilizar el teléfono móvil o inalámbrico cuando sostiene a su bebé o niño pequeño, y no ofrecerle al infante 'hablar' por el teléfono o escuchar.

Usted podría tener un teléfono con cable para los niños. No guarde su teléfono móvil encendido en la bolsa que está en la parte trasera de su coche, que se encuentra junto al cuerpo de su bebé. No caiga en la tentación de darle a su niño su teléfono móvil u otros dispositivos inalámbricos para que juegue con ellos para mantenerlo tranquilo o entretenido. Piensa si realmente quiere un monitor inalámbrico para el bebé, o si puede prescindir de él.

Para los hombres que quieran tener hijos, muchos científicos y grupos de defensa de la salud ahora recomiendan que no lleven el teléfono móvil en el bolsillo del pantalón cuando está encendido o en modo de espera. No utilice una computadora portátil en su regazo y mejor aún, utilice una computadora portátil o computadora que se conecte mediante un cable.

Los espermatozoides requieren aproximadamente 3 meses en desarrollarse, y después de ese tiempo se producen otros nuevos.

Cuando se trata de lugares públicos, la sociedad y los gobiernos tienen que averiguar si hay violaciones de los derechos humanos exponiendo a todo el mundo a las pulsaciones de microondas que podrían dañar su salud. Las cuestiones morales surgen cuando se trata de exponer a otros a la radiación de segunda mano.

Los empleadores deben tener en cuenta su responsabilidad de proporcionar ambientes de trabajo seguros para sus empleados y para las personas que utilizan sus instalaciones. En lugares públicos actualmente no tenemos mucho que decir acerca de nuestra exposición. Pero si usted no está satisfecho teniendo grupos de madres y niños en la biblioteca local junto a los transmisores Wi-Fi, entonces ¿por qué no informar a la biblioteca?

Si prefiere que el grupo prenatal no se lleve a cabo en un edificio con transmisores de antena de telefonía alrededor o junto a él, entonces comuníquelo. Grupos de madres y bebés pueden optar por reunirse en cafés no-inalámbricos en lugar de inalámbricos. La tecnología sí existe para fibra óptica rápida o cable de banda ancha en nuestros hogares, oficinas y bibliotecas.

En Francia, algunas ciudades están instalando redes de fibra óptica en todos los hogares y oficinas, ya que son más rápidos, más seguros y más seguro que los inalámbricos.

Tal vez los padres deben preguntar cuándo y cómo utilizar los dispositivos inalámbricos y si deben exponer a sus bebés o niños.

¿Deberíamos estar desarrollando tecnologías más seguras y que las nuevas, en el futuro, requieran pruebas de seguridad, a medida que insistimos en nuevos medicamentos?

Se están desarrollando cada vez más tecnologías que entran en el cuerpo o son absorbidas por él. Cualquiera que sea la tecnología del futuro, tenemos que asegurarnos de que sean seguros para los bebés, los niños, de hecho, para todos nosotros, y que no dañen nuestro ADN.

Necesitamos un ADN sano para la salud de las generaciones futuras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada