Barra de Videos

Loading...

domingo, 2 de diciembre de 2012

El uso del móvil en el embarazo puede afectar el cerebro de crías

Estudio de Yale es la primera evidencia experimental de que los teléfonos celulares afecta el comportamiento
Hugh  S. Taylor, MD



(Marzo de 2012) La exposición a la radiación de los teléfonos celulares durante el embarazo afecta el desarrollo del cerebro de la descendencia, que puede conducir a la hiperactividad, han deterrminado investigadores de la Escuela de Medicina de Yale.
Los resultados, basados ​​en estudios realizados en ratones, se publican en la edición del 15 de marzo de informes científicos, una naturaleza publicación.
"Esta es la primera evidencia experimental de que la exposición fetal a la radiación de radiofrecuencia de los teléfonos celulares es, de hecho, afectan al comportamiento adulto", dijo el autor principal, Hugh S. Taylor, MD , jefe de endocrinología reproductiva e infertilidad de Yale Medical Group.

La actividad cerebral medido en ratones

Dr. Taylor y coautores expusieron a ratones gestantes a la radiación de un teléfono celular apagado y silenciados situado por encima de la jaula y se colocan en una llamada activa durante la duración del ensayo. Un grupo control de ratones se mantuvieron en las mismas condiciones pero con el teléfono desactivado.
El equipo midió la actividad eléctrica del cerebro de ratones adultos que fueron expuestos a la radiación como los fetos, y llevó a cabo una serie de pruebas psicológicas y de comportamiento. Ellos encontraron que los ratones que fueron expuestos a la radiación tienden a ser más hiperactivo y había reducido la capacidad de memoria.
Dr. Taylor atribuyó los cambios de comportamiento para un efecto durante el embarazo sobre el desarrollo de las neuronas en la región de la corteza prefrontal del cerebro.

Los teléfonos celulares pueden estar relacionados con el TDAH

Déficit de atención con hiperactividad (TDAH), es un trastorno del desarrollo asociado con neuropatología localizada principalmente a la misma región del cerebro, y se caracteriza por falta de atención e hiperactividad.
"Hemos demostrado que los problemas de comportamiento en ratones a los que se parecen el TDAH son causadas por la exposición de telefonía celular en el útero", dijo el Dr. Taylor. "El aumento de los trastornos del comportamiento en niños puede ser en parte debido a la exposición fetal irradiación celular teléfono".
Dr. Taylor dijo que se necesita más investigación en humanos para entender mejor los mecanismos detrás de estos resultados y de establecer límites seguros de exposición durante el embarazo. Sin embargo, dijo, lo que limita la exposición del feto parece estar garantizado.

Se necesita más investigación

En primer autor Tamir Aldad agregó que los embarazos de roedores hace sólo 19 días y crías nacen con un cerebro menos desarrollado que los bebés humanos, investigaciones adicionales se necesitan para determinar si los riesgos potenciales de la exposición a la radiación durante el embarazo en humanos son similares.
"Los teléfonos celulares se han utilizado en este estudio para simular la exposición humana potencial, pero la investigación futura en lugar usará estándar generadores de campos electromagnéticos para definir con mayor precisión el nivel de exposición", dijo Aldad.
El estudio fue financiado por subvenciones del Eunice Kennedy Shriver National Institute of, Salud Infantil y Desarrollo Humano y Medio Ambiente y la Salud Humana Inc.

Cell phone use in pregnancy may affect offspring’s brain

Yale study is first experimental evidence that cell phones affect behavior
(March 2012) Exposure to radiation from cell phones during pregnancy affects the brain development of offspring, potentially leading to hyperactivity, Yale School of Medicine researchers have determined.
The results, based on studies in mice, are published in the March 15 issue of Scientific Reports, a Nature publication.
“This is the first experimental evidence that fetal exposure to radiofrequency radiation from cellular telephones does in fact affect adult behavior,” said senior author Hugh S. Taylor, MD, chief of reproductive endocrinology and infertility for Yale Medical Group.

Brain activity measured in mice

Dr. Taylor and co-authors exposed pregnant mice to radiation from a muted and silenced cell phone positioned above the cage and placed on an active phone call for the duration of the trial. A control group of mice was kept under the same conditions but with the phone deactivated.
The team measured the brain electrical activity of adult mice that were exposed to radiation as fetuses, and conducted a battery of psychological and behavioral tests. They found that the mice that were exposed to radiation tended to be more hyperactive and had reduced memory capacity.
Dr. Taylor attributed the behavioral changes to an effect during pregnancy on the development of neurons in the prefrontal cortex region of the brain.

Cell phones may be linked to ADHD

Attention deficit hyperactivity disorder (ADHD), is a developmental disorder associated with neuropathology localized primarily to the same brain region, and is characterized by inattention and hyperactivity.
“We have shown that behavioral problems in mice that resemble ADHD are caused by cell phone exposure in the womb,” said Dr. Taylor. “The rise in behavioral disorders in human children may be in part due to fetal cellular telephone irradiation exposure.”
Dr. Taylor said that further research is needed in humans to better understand the mechanisms behind these findings and to establish safe exposure limits during pregnancy. Nevertheless, he said, limiting exposure of the fetus seems warranted.

More research is needed

First author Tamir Aldad added that rodent pregnancies last only 19 days and offspring are born with a less-developed brain than human babies, so further research is needed to determine if the potential risks of exposure to radiation during human pregnancy are similar.
“Cell phones were used in this study to mimic potential human exposure but future research will instead use standard electromagnetic field generators to more precisely define the level of exposure,” said Aldad.
The study was funded by grants from the Eunice Kennedy Shriver National Institute of Child Health & Human Development, and Environment and Human Health, Inc.
Fuente: http://www.yalemedicalgroup.org/cellphonestudy2012







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada