Barra de Videos

Loading...

jueves, 30 de agosto de 2012

Alerta científica sobre los riesgos del móvil para la salud

Veinte científicos de Europa y Estados Unidos, en su mayoría expertos en el diagnóstico y el tratamiento de diversos cánceres, lanzaron un llamamiento sobre los riesgos de los teléfonos móviles, en particular para los niños. 

El texto, con diez recomendaciones de precaución, fue publicado ayer por el dominical francés "Journal du Dimanche", y en él los signatarios piden que no se autorice a los menores de 12 años a utilizar un móvil, salvo en caso de urgencia. Recalcan que los órganos en desarrollo son los más sensibles a la "influencia posible de la exposición a los campos electromagnéticos" que generan estos teléfonos. 

Entre otras precauciones, aconsejan que, durante las comunicaciones, el usuario mantenga el teléfono a más de un metro del cuerpo, es decir, que usen el dispositivo de altavoz o Bluetooth. 

También piden evitar en lo posible llevar un móvil sobre uno mismo y, si no, mantener la parte de la antena orientada hacia el exterior; acercar el aparato al oído solamente una vez establecida la comunicación; limitar al máximo la duración de la llamada; dar prevalencia los mensajes (ya que reducen la exposición) y evitar las llamadas desde un tren o el metro o cuando la señal es débil. 

Cáncer a largo plazo
El llamamiento ha sido coordinado por el profesor de psiquiatría de la Universidad de Pittsburgh David Servan-Schreiber, conocido por el éxito de su libro "Guérir", en 2003, y autor de "Anticancer". 

"Estamos hoy en la misma situación que hace cincuenta años sobre el amianto o el tabaco. O no se hace nada y se acepta un riesgo, o se admite que hay un haz de argumentos científicos inquietantes", declaró el cancerólogo Thierry Bouillet, uno de los signatarios del llamamiento".


´´LLAMAMIENTO DE 20 EXPERTOS INTERNACIONALES REUNIDOS POR DAVID SERVAN-SCHREIBER SOBRE LA UTILIZACIÓN DE LOS TELÉFONOS MÓVILES

LAS 10 PRECAUCIONES QUE HAY QUE TOMAR

1. No autorice a los niños de menos de 12 años a utilizar un teléfono móvil salvo en caso de emergencia. En efecto, los órganos en desarrollo (del feto o del niño) son los más sensibles a la influencia posible de la exposición a los campos electromagnéticos.

2. En el momento de sus comunicaciones, trate en lo posible de mantener el teléfono a más de 1 m del cuerpo (la amplitud del campo baja cuatro veces a 10 cm, y es cincuenta veces inferior a 1 m de distancia - ver figura 2).Cuanto antes, utilice el modo ´´altavoz´´, o un kit manos libres equipado de un tubo de aire en sus últimos 20 cm, que parece conducir menos las ondas electromagnéticas que un kit manos libres de cable tradicional, o un auricular bluetooth (menos de 1/100 de la emisión electromagnética del teléfono por término medio).

3. Quédese a más de un metro de distancia de una persona que se esté comunicando por móvil, y evite utilizar su teléfono móvil en lugares públicos como el metro, el tren o el autobús, donde usted expone pasivamente a las personas próximas a usted al campo electromagnético de su aparato.

4. Evite lo más posible llevar encima un teléfono móvil, incluso en espera. No dejarlo cerca de su cuerpo por la noche (bajo la almohada o sobre la mesilla de noche) y particularmente en el caso de las mujeres embarazadas - o entonces ponerlo en modo ´´avión´´ o ´´fuera de línea / off line´´, que tiene el efecto de cortar las emisiones electromagnéticas.

5. Si usted debe llevarlo encima, asegúrese usted de que el lado ´´teclado´´ esté dirigido hacia su cuerpo y el lado ´´antena´´ (potencia máxima del campo) hacia el exterior.

6. Utilice su teléfono móvil sólo para establecer el contacto o para conversaciones de algunos minutos solamente (los efectos biológicos están directamente relacionados con la duración de la exposición). Es preferible devolver la llamada luego de un teléfono fijo por cable (y no de un teléfono [de hogar] sin hilos - DECT - [en España se le suele llamar ´´un supletorio´´], que utiliza una tecnología de microondas emparentada con la de los móviles).

7. Cuando usted utilice su teléfono móvil, cambie de lado [del oído: izquierdo y derecho] regularmente, y antes de poner el teléfono móvil contra la oreja, espere a que su corresponsal haya descolgado (baja la potencia del campo electromagnético emitido).

8. Evite utilizar el móvil cuando la fuerza de la señal sea débil, o en el momento de desplazamientos rápidos como en coche o en tren (hay un aumento máximo y automático de la potencia en el momento de los intentos de conexión con una nueva antena fija o con una antena distante)

9. Comuníquese por SMS preferiblemente a por teléfono (limita la duración de exposición y la proximidad del cuerpo).

10. Escoja un aparato con el DAS lo más bajo posible con relación a sus necesidades (el DAS [« Débit d’Absorption Spécifique »] ´´Gasto de Absorción Específica´´, mide la potencia absorbida por el cuerpo). Una clasificación del DAS de los teléfonos contemporáneos de los diferentes fabricantes está disponible en www.guerir.fr y en otros sitios de internet.


LOS 20 FIRMANTES:
- Dr. Bernard Asselain, Jefe del Servicio de Bioestadísticas del Cáncer, Institut Curie
- Pr. Franco Berrino, Director del Departamento de Medicina Preventiva y Predictiva del Instituto Nacional del Cáncer, Milán, Italia
- Dr. Thierry Bouillet, Cancerólogo, Director del Instituto de Radioterapia, Centro Hospitalario Universitario Avicenne, Bobigny
- Pr. Christian Canal, Profesor Emérito de Cancerología, Universidad de Rennes 1 y ex responsable del equipo de investigación CNRS «Radiaciones, Medio Ambiente, Adaptación»
- Pr. Jan Willem Coebergh, Cancerólogo, Departamento de Sanidad Pública, Universidad de Rotterdam, Países Bajos
- Dr. Yvan Coscas, Cancerólogo, Jefe del servicio de radioterapia, Hospital de Poissy St Germain
- Pr. Jean-Marc Cosset, Jefe de departamento honorario de Oncología/Radioterapia del Institut Curie, París
- Pr. Devra Lee Davis, Jefe del Departamento de Cancerología Ambiental, Universidad de Pittburgh, Estados Unidos
- Dr. Michel Hery, Cancerólogo, Jefe del Departamento de radioterapia, Centro Hospitalario Princesse Grâce, Monaco
- Pr. Lucien Israël, Profesor Emérito de Cancerología, Universidad París XIII, Miembro del Instituto
- Jacques Marilleau, Ingeniero SUPELEC, ex físico de la Comisión de la Energía Atómica y del CNRS Orsay
- Dr. Jean-Loup Mouysset, Cancerólogo, Polyclinique Rambot-Provençale, Aix-en-Provence, Presidente de la asociación Ressource
- Dr. Philippe Presles, Presidente del Instituto Moncey de Prevención Salud, París, Autor de «Prevenir», Robert Laffont, 2006
- Pr. Henri Pujol, Cancerólogo
- Joël de Rosnay, Doctor en Ciencias, Escritor científico
- Dr. Simone Saez, Doctor en Ciencias, ex jefe de Servicio del Centro de Lucha contra el Cáncer León Bérard, Lyon
- Dr. Annie Sasco, Doctor en Ciencias, Directora del Equipo de Epidemiología para la Prevención del Cáncer - INSERM, Universidad Victor Segalen Bordeaux 2
- Dr. David Servan-Schreiber, Doctor en Ciencias, Profesor clínico de Psiquiatría, Universidad de Pittsburgh, Autor de «ANTICÁNCER», Ediciones Robert Laffont, 2007
- Dr. Pierre Souvet, Cardiólogo, Aix-en-Provence, Presidente de la Asociación Salud Medio Ambiente Provenza
- Dr. Jacques Vilcoq, Cancerólogo, Clínica Hartmann, Neuilly-sur-seine.


Esto fue publicado en el año 2008 por http://www.heraldo.es, han pasado 4 años de esto y esta mas vigente que nunca este alerta, por favor tengamos en cuenta ls recomendaciones de los expertos, que como pudieron leer la gran mayoría son Oncógolos.

Esperamos que las autoridades municipales de Chajarí  lean este artículo en forma completa y  se interesen  realmente de esta problemática, lo decimos porque nos hemos enterado que dichas autoridades en su momento ante el reclamo de los vecinos reclamaron algún tipo "aval científico".  

No hay comentarios:

Publicar un comentario