Barra de Videos

Loading...

sábado, 3 de noviembre de 2012

Comunicándose ¿lejos de la vida o cerca de la muerte?


Acechados por la contaminación ambiental desde distintas direcciones, esta nota publicada a principios de 2009 recobra y mantiene una vigencia sostenida. Los campos electromagnéticos artificiales provocan trastornos en el funcionamiento del organismo humano.

Por Graciela Cristina Gómez (*)

“NOTA DESTACADA 2009”

La información ambiental constituye un requisito esencial para que la sociedad tome conocimiento, comprenda y participe en las decisiones que puedan afectar su calidad de vida y la que deben cumplir y hacer cumplir las leyes, consensuar políticas y destinar recursos para prevenir problemas ambientales. Por ello, es indispensable garantizar el acceso a dicha información, para cumplir con el deber de preservación ambiental que el Art. 41 de la Constitución Nacional impone a todos los habitantes.
El principio precautorio que determina que aunque no haya certeza de un efecto negativo sobre el medio ambiente, la sola existencia del potencial peligro de causar un daño grave o irreversible es justificativo para tomar medidas que impliquen la aplicación de restricciones o prohibiciones a las actividades presumiblemente riesgosas, máxime teniendo en cuenta que la Organización Mundial de la Salud, ante poderosos intereses creados es dudosa hasta de los límites que ha fijado sobre la exposición a las emisiones de las antenas, mucho más dudoso aún es que tampoco realizó el informe sobre ellas que debía presentar en el año 2005.

Contaminación electromagnética
Nuestro organismo y el de todo ser vivo, funciona mediante corrientes eléctricas y magnéticas muy débiles. Este es uno de los motivos de que los campos electromagnéticos artificiales provoquen trastornos en su funcionamiento, que se traducen en síntomas de alergia, cansancio crónico, insomnio, migrañas, cambios de comportamiento, ansiedad, falta de concentración, casos de ciertos cánceres, en adultos, leucemias en niños, abortos, problemas cardíacos, etc.
El Instituto Karolinska de Estocolmo en 1992, presentó los resultados de su trabajo sobre el efecto de los campos electromagnéticos: a partir de las 2mili Gauss (0,2 micro Teslas o 200 nano Teslas) aumentaron los riesgos de las personas expuestas, a menor distancia con respecto a la fuente emisora, mayor el riesgo. La distancia es la mejor solución a la radiación, además de otros condicionantes.
Aunque hay personas más sensibles que con valores inferiores pueden mostrar síntomas y trastornos en la salud.
La contaminación electromagnética se considera más peligrosa por la noche, cuando el cuerpo esta en reposo y es más vulnerable ya que se segregan sustancias vitales (melatonina), que se ven alteradas si estamos sometidos a estas radiaciones. Aumenta el riesgo cuando nos encontramos en situaciones de estrés, cansancio o enfermedad. También se atribuye a estos campos el alterar nuestros ritmos biológicos, como el del sueño-vigilia. Se afirma que el organismo humano puede dejar de producir melatonina (hormona y anticancerígeno a la vez), debido a que, como se genera de noche, estas radiaciones pueden inhibir su formación.
El Instituto de Bioelectromagnetismo Alonso de Santa Cruz de la Universidad de Alcalá de Henares, ha comprobado que el funcionamiento de la glándula pineal se altera por efecto de los campos electromagnéticos artificiales. Esta glándula segrega la hormona melatonina, parte fundamental del sistema inmunológico y que regula el crecimiento celular.
Un informe del Instituto de Ciencias de la Salud y Medioambientales (NIEHS) de Estados Unidos, señaló que los campos electromagnéticos son un “posible carcinógeno”. Decenas de científicos han advertido hace décadas que la potencia generada por antenas de telefonía y de alta tensión puede producir riesgos para la salud si la población mantiene un contacto directo y prolongado. “La radiación electromagnética aumenta la proliferación celular, en especial en algunas líneas celulares tumorales, lo que puede contribuir a incrementar el desarrollo de tumores. También puede originar efectos indirectos, como alterar el funcionamiento de marcapasos, alterar la permeabilidad celular, aumentar la proliferación celular como en el cáncer de próstata, etcétera”, señala el científico Andrei Tchernitchin

Salud, derechos, y bien común
Cuando existe incertidumbre debe preferirse la protección del ambiente y la salud antes que su no protección o prevención de daño ambiental. Ante la posibilidad de error habrá de preferir los riesgos a equivocarse a favor de la prevención y recuperación de los daños ambientales y jamás decidirse -ante la incertidumbre- por la no prevención o la no remediación.
La sustentabilidad está emparentada con el “bien común” y los países son sustentables cuando respetan el “estado de derecho”. Los ambientalistas repetimos hasta el cansancio que no hay desarrollo sustentable si un proyecto no es evaluado en sus tres fases: económico, social y ambiental, pero a un mismo nivel, por sobre todas las cosas aplicando mecanismos de participación ciudadana.
No puede permitirse que un grupo de la población viva en constante zozobra sobre si experimentará daños irremediables a su salud, mientras las compañías –que ciertamente no son entes de beneficencia- sólo se sientan a contar sus ganancias, y el ente regulador se cruza de brazos.
Corresponde a los juristas y a los tribunales, aun ante la pasividad del poder administrador, arbitrar las soluciones que permitan proteger al hombre y reestablecer el preciado equilibrio con el medio ambiente.
No estamos en contra de que instalen antenas, todos necesitamos comunicarnos, pero sí que lo hagan de un modo ordenado, y respetando la legislación vigente. Si la salud está en juego ¿Son los vecinos o el Estado los encargados de controlar las antenas?

(*) Graciela Cristina Gómez, autora de este artículo – Abogada (UBA) – Escribana(UNR) – Profesorado de Ciencias Jurídicas, UBA – Notas y trabajos publicados: Más de 40 artículos publicados en medios nacionales y extranjeros – Directora de ONG Romang. Santa Fe. Argentina – Micro Radial: “Ecos de Romang Informa” en “Todo depende.. elije tu propio cristal” FM 89.5 De Las Américas. Bahia Blanca. Bs.As – Disertación dada: “Jornada de Agrotóxicos. Sus consecuencias en la salud y el medio ambiente”Consejo Profesional de Ingeniería Agronómica Capital Federal 30/10/09 – Su blog:ecos-deromang.blogspot.com

Fuente: http://www.eldiadegualeguaychu.com.ar/opiniones-29/

No hay comentarios:

Publicar un comentario