Barra de Videos

Loading...

martes, 29 de abril de 2014

Celulares y Salud por el Dr. Joel Moskowitz

  n la última edición exploramos los riesgos potenciales de la radiación electromagnética de uso del iPad. Hemos aprendido acerca de las advertencias de los parlamentos europeos y las asociaciones de médicos de varios países, y discutimos las diferencias entre las señales inalámbricas digitales pulsantes y ondas de radio analógicas continuas. En esta ocasión tenemos el placer de invitar al Dr. Joel Moskowitz para compartir sus hallazgos de la investigación sobre los efectos para la salud de los teléfonos móviles.

Empecé a estudiar los efectos de la radiación de los móviles cuando el doctor Seung-Kwon Myung, médico y epidemiólogo del Centro Nacional del Cáncer de Corea del Sur, pasó un año trabajando en mi centro en UC Berkeley. Se especializa en el meta-análisis, un método por el cual los datos se combinan entre los estudios para generar conclusiones más sólidas.

Mis colegas y yo revisamos la investigación que examinó la asociación entre el uso del teléfono móvil y el riesgo de tumores. Cuando se agruparon los 23 estudios basados ​​en la calidad de la investigación, encontramos diferencias entre los grupos fuertes. En los 13 estudios que no cumplieron las mejores prácticas científicas, encontramos lo que parecía ser la reducción del riesgo de tumores. Los 10 estudios de mayor calidad encontraron una asociación entre el uso de celulares dañinos y el riesgo de tumores.Además, los estudios de mayor calidad no tenía fondos de la industria celular mientras que los estudios de menor calidad tienen financiación, al menos parcial de la industria.

Dado que nuestro estudio fue publicado en la revista Journal of Clinical Oncologyin de 2009, he revisado cientos de estudios de la radiación de teléfonos celulares. Existe evidencia de que la radiación del teléfono móvil puede dañar el esperma y aumentar la infertilidad masculina, aumenta el riesgo de problemas de salud reproductiva, aumentar el metabolismo de la glucosa cerebral, y alterar las lecturas de EEG.

Muchas personas han reportado el desarrollo de una sensibilidad a la radiación de los móviles y otras formas de energía de radiofrecuencia.

Ellos experimentan diversos síntomas alérgicos que pueden incluir zumbido en los oídos, dolor de cabeza, mareos, un latido irregular del corazón, y problemas de memoria y trastornos del sueño. Esta condición, conocida como hipersensibilidad electromagnética, se considera un deterioro funcional en Suecia. La incidencia de esta enfermedad, que no es fácil de diagnosticar, parece ir en aumento en muchos países con la proliferación de "contaminación electromagnética".

Necesitamos más investigación sobre los riesgos a corto y largo plazo; riesgos para los niños y adolescentes que son más vulnerables; salud reproductiva riesgos, y los riesgos de las nuevas tecnologías. Tenemos que entender mejor los mecanismos que contribuyen a efectos sobre la salud y la forma de reducir los riesgos.Muchos científicos creen que existen mecanismos distintos de "calor" en el trabajo. En la actualidad, los reglamentos adoptados por la mayoría de los gobiernos, incluyendo Canadá y los EE.UU., sólo abordan el efecto de calentamiento producido por la radiación de los móviles. Ellos ignoran completamente la reactividad biológica.

Celular y Riesgo de Tumor Cerebral
Es prematuro estimar el riesgo de tumor a largo plazo porque los tumores pueden tomar varias décadas en desarrollarse. Algunos estudios sugieren que el riesgo de glioma, un tumor cerebral grave ya menudo mortal, se duplica después de 10 años de uso del teléfono móvil. Esto podría equivaler a un adicional de 10 mil casos por año en los EE.UU..

Muchas personas han llegado a depender de sus teléfonos móviles a través de líneas terrestres, y muchos niños empezar a utilizar los teléfonos móviles a una edad temprana, por lo que puede ver un mayor riesgo en el futuro. Por otro lado, los cambios en el patrón de uso (por ejemplo, manos libres, mensajes de texto) pueden reducir los riesgos para la salud. Además, la tecnología está cambiando; todavía no sabemos si las nuevas tecnologías son más seguros o más dañino. Es difícil para la investigación científica sobre los efectos a largo plazo para mantenerse al día con la velocidad a la cual las empresas dar a luz nuevos dispositivos de consumo de radiofrecuencia de microondas. Esto corresponde que practiquemos precaución.

Los daños de la radiación del teléfono móvil de esperma
El 28 de junio de 2012, el Grupo de Trabajo Ambiental (EWG) informó: "Los científicos del EWG han analizado 10 estudios científicos que documentan la evidencia de que la exposición de radiación celular conduce a la más lenta, menos, y el esperma de vida más corta. La investigación plantea preocupaciones de los hombres que llevan sus teléfonos en el cinturón o en los bolsillos del pantalón ".
Esta conclusión se apoya en un artículo de revisión publicado recientemente en el Journal of Andrología :

"Los resultados mostraron que los espermatozoides humanos expuestos a la RF-EMR (radiación electromagnética de radio frecuencia) han disminución de la motilidad, anomalías morfométricas, y el aumento de estrés oxidativo, mientras que los hombres que usan los teléfonos móviles se han disminuido la concentración de esperma, disminución de la motilidad (en particular la motilidad progresiva rápida), Normal morfología, y disminución de la viabilidad. Estas alteraciones parecen estar directamente relacionada con la duración de uso del teléfono móvil. "(La Vignera et al, 2012).

La infertilidad se ha convertido en un problema cada vez más en los Estados Unidos y Canadá. Según Statistics Canada, la infertilidad en Canadá casi se ha duplicado entre 1992 y 2010, no sólo entre las parejas que se casaron más viejo, pero también entre las parejas más jóvenes de 20 años.  

La radiación del teléfono móvil, Embarazo y Niños
La ciencia más reciente, revisada por expertos encuentra prenatales de celulares radiación daña al test de crías de los mamíferos. Varios estudios nuevos, independientes confirman investigaciones anteriores que latía señales digitales de los teléfonos celulares alterar el ADN, alteran la función cerebral y el daño de los espermatozoides. 

Muchos estudios han encontrado que la exposición a la radiación del teléfono móvil de baja intensidad puede abrir la barrera sangre-cerebro. Esto puede permitir que las toxinas en la sangre para penetrar en el cerebro. Un estudio reciente encontró que los niños que utilizan teléfonos celulares eran más propensos a exhibir ADHD (hiperactividad por déficit de atención) síntomas que los niños que no los usan, pero este efecto se observó sólo entre los niños que utilizan teléfonos celulares que habían ligeramente elevados niveles de plomo en la sangre . Además, en los niños con un poco de plomo en la sangre, más se utilizan sus teléfonos celulares, es más probable que tuvieran los síntomas del TDAH.

El 12 de diciembre de 2012, la Academia Americana de Pediatría, envió una carta a la Comisión Federal de Comunicaciones de EE.UU. (FCC) solicitar la reevaluación de los límites de exposición de teléfonos móviles:

"Los niños se ven desproporcionadamente afectadas ... Las diferencias en la densidad ósea y la cantidad de líquido en el cerebro de un niño en comparación con el cerebro de un adulto podrían permitir que los niños absorben una mayor cantidad de energía de RF (radiofrecuencia) más profundamente en sus cerebros que los adultos. Es esencial que las nuevas normas para los teléfonos móviles u otros dispositivos inalámbricos se basan en la protección de las poblaciones más jóvenes y más vulnerables para asegurar que están protegidos a través de sus vidas ". 

La Oficina de Contabilidad del Gobierno de EE.UU. (GAO) emitió un informe el pasado verano llamando a la FCC para actualizar los límites de exposición móvil y requisitos de ensayo. El informe señaló que los requisitos de las pruebas son insuficientes como los teléfonos móviles se utilizan cerca de la cabeza y cuerpo que la prueba requiere. Por lo tanto, la exposición de los usuarios reales de la radiación del teléfono móvil puede ser superior al límite legal.

¿Son todos los celulares de igualdad con respecto a la radiación?
La cantidad de radiación de los móviles tus emite el teléfono depende de varios factores, incluyendo su ubicación y la distancia de las torres celulares. Algunos teléfonos celulares generan tanto como la radiación ocho veces más que otros. Una medida, denominada SAR (Tasa de absorción específica), está disponible en Internet para cada teléfono celular, pero esto mide la cantidad máxima de radiación emitida, no la cantidad típica. No se puede averiguar la cantidad de radiación de un teléfono genera durante el uso diario promedio, que puede ser más importante en términos de riesgo para la salud acumulativo. Algunos teléfonos de bajo SAR pueden generar más radiación que el promedio de los teléfonos de alta SAR. 

Tu operador de telefonía móvil también es importante. Un estudio muestra que los teléfonos GSM pueden emitir 28 veces más radiación que el promedio de  los teléfonos CDMA . Otro estudio muestra GSM afecta las lecturas de EEG más de CDMA. Su compañía de teléfono celular que determina qué tipo de teléfono que usted tiene. En los EE.UU., la gente puede optar por utilizar un teléfono CDMA seleccionando Verizon o Sprint; Sin embargo, en Canadá todas las compañías utilizan los teléfonos GSM. Pronto llamadas de voz sonarán utilizar la tecnología 4G, que es LTE, en lugar de GSM o CDMA. Se necesitan más estudios comparativos sobre las diferentes normas de transporte, en especial las normas más recientes.

Recomendaciones sobre el uso del teléfono móvil
Aunque se necesita más investigación, no podemos darnos el lujo de esperar a que la evidencia concluyente. Hay más de 300 millones de teléfonos celulares en uso en los EE.UU.. Dos tercios de los niños de ocho años o más las utilizan. Regulaciones del gobierno están anticuadas y necesitan ser revisadas. Acerca de una docena de países han emitido advertencias sanitarias preventivas. Ha llegado el momento de dar a conocer las formas prácticas en las que la gente puede minimizar su riesgo para la salud personal. Además, he recomendado una evaluación anual de $ 1 en cada teléfono celular. En los EE.UU., esto generaría $ 300 millones anuales para la investigación vitalmente necesaria y la educación.

Aquí hay algunos pasos prácticos a los usuarios de teléfonos móviles pueden adoptar fácilmente:

Mantenga su teléfono celular lejos de su cuerpo. No mantenga el teléfono cerca de la cabeza o los órganos reproductores cada vez que se enciende. No duerma con el teléfono cerca de su cama. La cantidad de radiación está relacionada con el cuadrado de la distancia, por lo que mantener el teléfono 10 pulgadas de distancia reduce la exposición 100 veces en comparación con una pulgada.
Use un auricular con cable o cualquier otro método de manos libres, como un altavoz o texto. Mantenga sus llamadas cortas.
Minimizar el uso de celulares entre los niños, adolescentes y mujeres embarazadas. El cerebro de un niño absorbe dos veces más radiación que un cerebro adulto.
No utilice el teléfono cuando la señal es débil, por ejemplo, en un ascensor o en un vehículo en movimiento, ya que el teléfono está diseñado para aumentar su potencia de la señal para compensar.

Al llevar un teléfono celular en su bolsillo: Mantener el teléfono celular apagado o desactivar las señales (es decir, mantenerlo en el modo de avión, además de desactivar el Wi-Fi y funciones de Bluetooth). Póngalo en acción o activar de manera periódica para comprobar los mensajes, o detectar los mensajes de una línea de tierra. El teléfono móvil está diseñado para enviar señales a las torres de celulares con regularidad para identificar su ubicación, siempre que esté encendida. La antena WiFi en un teléfono inteligente envía señales de baliza continuamente si no está apagado.
Exigimos que revisen las normas de gobierno, a financiar la investigación y emitir recomendaciones de salud preventivas.

Referencias del artículo: http://goo.gl/d6w4PO
Para obtener más información, póngase en contacto con Joel M. Moskowitz, Ph.D. al 510-643-7314, correo electrónico: jmm@berkeley.edu página web:http://cfch.berkeley.edu . Electromagnética Web de Seguridad Radiológica: http://www.saferemr.com o en Facebook en: http://www.facebook.com/SaferEMR

Dr. Joel Moskowitz está en la facultad de investigación de la Universidad de California, Berkeley, Escuela de Salud Pública. Ha llevado a cabo investigaciones sobre la prevención de enfermedades crónicas y promoción de la salud desde hace más de 30 años, ha sido autor de docenas de publicaciones de salud revisadas por pares, y es director del Centro de la Universidad de Berkeley para la Salud Familiar y Comunitaria.

martes, 22 de abril de 2014

“En caso de haber antenas por fuera del marco regulatorio se deberán corregir”, dijo Cozza




En la mañana de este lunes, tuvo lugar en el despacho del Intendente la firma de un Convenio entre la Municipalidad de Chajarí y la Facultad de Ciencia y Tecnología de la Universidad Autónoma de Entre Ríos Subsede Chajarí, para la elaboración de un proyecto de monitoreo denominado “Proyecto de Evaluación de Radiaciones no Ionizantes en la ciudad.
El Ingeniero Agrónomo Leonardo Cozza, Coordinador general de la Facultad de Ciencia y Tecnología le comentó a FM Libertad 102.9 este martes, “es un proyecto de extensión que surge en el marco de otros proyectos y convenios con la municipalidad, este es avanzando sobre un tema particular que son las antenas y la ciudad, queremos evaluar las antenas de telefonía, de radio, de televisión para verificar si están dentro de los parámetros permitidos”.
Y agregó “surge de una inquietud de un grupo de docentes y egresados de la Tecnicatura en Gestión Ambiental, la idea es hacer un relevamiento y verificación, todo proyecto de extensión es motivado por una causa al cual uno trata de verificar y corregir y dar alguna solución”.
El estudio lo realizarán docentes y egresados de la facultad, y está a cargo de un docente que es la cabeza quien es acompañado por tres egresados, se comenzó a fines del 2013, y por esta época se está mediando la segunda etapa. La facultad cuenta con el material específico para realizar este tipo de mediciones.
Por último y en cuanto a los resultados que se obtengan Cozza manifestó “en caso de encontrar antenas que estén fuera del marco regulatorio se deberán corregir, luego habrá que haber como se hará y si hay algún acompañamiento técnico”. 
 
 
Fuente y foto Tal Cual 
http://www.talcualchajari.com.ar/nota.php?id=16009

domingo, 20 de abril de 2014

Exposición de niños a celulares provocaría leucemia

 De acuerdo al Análisis de la Situación del Cáncer en el Perú 2013, realizado por el Ministerio de Salud, los cánceres más frecuentes en los menores de hasta 15 años son los del sistema hematopoyético, más conocidos como leucemia, teniendo un 42% respecto de otros cánceres, como los del encéfalo (8%) o de los ojos (7%). Esta situación se vería favorecida por una excesiva exposición de los niños a las radiaciones no ionizantes, a través del uso inseguro y, sin una adecuada supervisión, de las telecomunicaciones que nos brinda un mundo moderno, según los recientes estudios hechos por el grupo científico BioInitiative 2012.
Las recomendaciones que dio la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre el límite permitido para las radiaciones no ionizantes, correspondientes a las de los celulares, establecen un máximo de 4 millones 500 mil microvatios por metro cuadrado.
Sin embargo, nuevos estudios científicos señalan que no se debe exceder los mil microvatios por metro cuadrado en exteriores (parques, colegios, hospitales), y los cien microvatios por metro cuadrado en interiores (oficinas, aulas, casas).
La investigación BioInitiative 2012, realizada por un grupo de científicos de India, Italia, Suecia, Estados Unidos, Austria, Dinamarca, Rusia, Grecia y Canadá, se ha destacado como una de las más importantes en el mundo entero, y es tomada en cuenta por el Parlamento Europeo cuando se trata de recomendar acciones para el buen funcionamiento de las leyes en el Viejo Continente.
Base científica
Precisamente, uno de sus miembros, el científico Lennart Hardell, de la Universidad de Orebro, en Suecia, demostró que los niños que comienzan a utilizar un teléfono móvil en los primeros años tienen un riesgo cinco veces mayor de desarrollar un glioma (tipo de neoplasia que se produce en el cerebro o en la médula espinal) cuando tengan entre 20 y 29 años.
Además una investigación oficial realizada por la misma Organización Mundial de la Salud (OMS) denominada Interphone 2010 señala que en 13 países de Europa se presentaron evidencias que advertían que el uso del teléfono celular durante 10 años o más, con aproximadamente mil 640 horas de uso acumulativo de un teléfono móvil o inalámbrico, duplica el riesgo de glioma en adultos.
Y si esto aun no es suficiente prueba de que existen efectos negativos en la salud por parte de las radiaciones no ionizantes, en 2011 la Agencia Internacional del Cáncer (IARC) de la OMS, clasificó a la radiación de radiofrecuencia como Grupo 2B Posible Carcinógeno Humano.
Otro documento importante que se debe tener en mente es la misiva que dirigió la Academia Americana de Pediatría al Congreso estadounidense, directamente al congresista Dennis Kucinich, el 12 de diciembre de 2012, la cual dice lo siguiente: “Los niños se ven desproporcionalmente afectados por las exposiciones del medio ambiente, incluyendo la radiación de los teléfonos celulares. Las diferencias en la densidad ósea y el importe del líquido en el cerebro de un niño en comparación con el cerebro de un adulto podrían permitir a los niños absorber una mayor cantidad de energía de radiofrecuencia. Es esencial que cualquier nuevo estándar de radiación para teléfono celular u otros dispositivos inalámbricos se base en la protección de las poblaciones”.
“Hay que actualizar la legislación peruana”
El investigador de radiaciones no ionizantes, Rolando Cárdenas Quispe, explicó que la Ley 29022 (que regula los límites de ondas radiactivas) debe ser modificada. Esta norma contiene lineamientos sobre la colocación de las antenas de telefonía móvil y de su funcionamiento, además de la potencia de la emisión de radiaciones no ionizantes en la ciudad, tanto en un lugar ocupacional (ambientes cerrados) y un lugar poblacional (al aire libre).
“En las ciudades más avanzadas del mundo, como San Francisco o Barcelona, se ponen en práctica las recomendaciones sobre el límite máximo de radiaciones no ionizantes, que debe de ser de mil microvatios por metro cuadrado en campo abierto y de cien microvatios por metro cuadrado en sitios cerrados; es cierto que existe una versión oficial respecto de las radiaciones, pero esta no es precisamente la mejor para la salud”, expresó el investigador.
 http://www.expreso.com.pe/noticia/2014/04/01/exposicion-de-ninos-celulares-provocaria-leucemia

sábado, 5 de abril de 2014

Güemes: Bavio ordenó a Claro retirar tres antenas

La Justicia Federal de Salta sentó otro precedente que amplía interrogantes en las prestaciones de telefonía celular.






El juez federal 1 de Salta, Julio Bavio, rechazó una acción de inconstitucionalidad que había presentado AMX Argentina contra la ordenanza que obliga a retirar las antenas de telefonía móvil del casco urbano de General Güemes.
En consecuencia, Claro -telefónica que controla el citado grupo empresario- deberá relocalizar tres antenas que, sin estudios científicos concluyentes, se consideran potencialmente perjudiciales para la salud de vecinos en esa ciudad. Una está emplazada en Gorriti y Alberdi, otra se encuentra en 20 de Febrero 1050 y la tercera está ubicada a 200 metros al oeste de la esquina de las calles Naciones Unidas y Estados Unidos.
En su presentación contra la ordenanza 299, que el Concejo Deliberante de General Güemes aprobó el 24 de junio de 2010 en medio de una fuerte presión social, AMX Argentina sostuvo que el desmantelamiento de esas instalaciones haría “inviable la prestación de servicios de telecomunicaciones móviles en toda esa localidad y zonas aledañas”.
La compañía tildó la decisión del Concejo gemense de “irracional” y “ajena a cualquier conocimiento científico sobre riesgos y consecuencias”. Y agregó que la erradicación de antenas obligaría a Claros a “incumplir sus obligaciones de prestación de servicios” por ausencia de señal.
Ante la falta de certezas y de estudios determinantes sobre los efectos de las señales de radiofrecuencia en la salud, Bavio aplicó el principio precautorio del derecho ambiental, como ya lo había hecho el pasado 20 de marzo, ante una acción similar rechazada a Personal y Telecom. La ordenanza 299, cuya validez ratificó el magistrado, obliga a dichas empresas a desmantelar en calle Capital Saravia 51 un conjunto de estructuras, antenas y sistemas operativos. Se trata de radiobases y radioenlaces de telefonía que conectan a General Güemes con otras localidades de Salta y Tucumán.
Luego de la notificación de aquel fallo, directivos de Personal y Telecom anticiparon que apelarían la resolución ante la Cámara Federal, lo que al cierre de esta edición también se daba por seguro con el grupo al que pertenece Claro.
La ordenanza que  la Justicia convalidó  
La ordenanza 299, aprobada por el Concejo Deliberante de General Güemes el 24 de junio de 2010, impuso a las empresas de telefonía la obligación de relocalizar sus antenas radiantes, a más 500 metros del conglomerado urbano, en un plazo de 60 días.
La norma había sido sancionada bajo una fuerte presión social que se hacía sentir, desde 2007, con reclamos ostensibles.
Eran denuncias de vecinos que, sin respuestas ni certezas, empezaron a apuntar a las antenas de telefonía móvil como presuntas causantes de elevados índices de enfermos y fallecidos por tumores cancerígenos y otros graves padecimientos.
Con la ordenanza 299, los ediles de General Güemes respondieron a esa extendida preocupación que también movió actuaciones de la Procuración General de la Provincia, por las antenas cuestionadas en diferentes localidades. En Campo Quijano, el Concejo también dictó una ordenanza similar. Como precedente, Bavio concluyó que “la ordenanza 299 fue dictada por la Municipalidad de General Güemes en el marco de sus facultades constitucionales y legales”. Para evitar que el servicio pueda verse afectado, el juez abrió la posibilidad al Municipio y las empresas de convenir alguna ampliación razonable de los 60 días que fija la ordenanza para retirar las antenas.