Barra de Videos

Loading...

viernes, 31 de enero de 2014

El MIA logra el apoyo de todos los Grupos Municipales de Pinto en su Moción sobre la prevención y reconocimiento de las enfermedades derivadas de la electrohipersensibilidad (EHS)

El MIA logra el apoyo de todos los Grupos Municipales de Pinto en su Moción sobre la prevención y reconocimiento de las enfermedades derivadas de la electrohipersensibilidad (EHS)

Viernes 31 de enero de 2014 · 24 lecturas



movimiento de izquierda alternativa de pinto
www.miapinto.com · mialternativapinto@hotmail.com
1
Nota de Prensa del MIA-Pinto
El MIA logra el apoyo de todos los Grupos Municipales de Pinto en su
Moción sobre la prevención y reconocimiento de las enfermedades derivadas de la electrohipersensibilidad (EHS) El Movimiento de Izquierda Alternativa (MIA) de Pinto anunció el pasado 22 de enero en Junta de Portavoces, la presentación de una Moción para su discusión en el Pleno ordinario de enero de la Corporación pinteña. Dicha Moción versa sobre la prevención y reconocimiento de las enfermedades
derivadas de la electrohipersensibilidad (EHS), Moción que se ofreció a la firma al resto de Grupos Municipales que componen el Ayuntamiento de Pinto, y que finalmente ha sido suscrito por todos ellos.
La Moción propuesta, trata de aportar su granito de arena en la prevención de estas nuevas enfermedades surgidas en el seno de las sociedades desarrolladas, provocadas por la exposición a campos electromagnéticos.
Por ello, y en clara referencia al Anteproyecto de Ley General de Telecomunicaciones, el texto de la Moción solicita a los poderes legislativos que tengan en cuenta los más elementales principios de precaución y prudencia que deberían figurar en cualquier inicia tiva legislativa destinada a regular ámbitos tan sensibles como la protección de la salud.
Otro aspecto importante que se desgrana en la Moción que se presenta, es la situación de desprotección sanitaria, social, familiar, judicial y económica que viven los afectados por la EHS, ya que resulta inaceptable, desde la perspectiva de la definición de la salud que hace la propia OMS, la no inclusión de esta enfermedad en el CIE (Catálogo Internacional de Enfermedades), impidiendo a estas personas obtener diagnósticos correctos y que sus tratamientos sean cubiertos por la
Administración pública.
Con esta Moción, el MIA no pretende más que paliar en medida de lo posible el avance de lo que puede convertirse en pandemia durante el siglo XXI, así como el reconocimiento de unos enfermos que ven mermada enormemente su calidad de vida, no sólo por sus síntomas físicos, sino también por los profundos cambios emocionales que suele llevar aparejados.
Pinto, 29 de enero de 2.014
Contactos: Daniel Santacruz (639.43.44.28)
Rafael Sánchez (629.05.86.06)


MOCION ELECTROHIPERSENSIBILIDAD (Intervención de Daniel Santacruz, Concejal del Movimiento de Izquierda Alternativa, en defensa de la Moción)
La moción propuesta trata de aportar su granito de arena en la prevención de estas nuevas enfermedades surgidas en el seno de las sociedades desarrolladas provocadas por la exposición a campos electromagnéticos.
Por ello, el texto de la moción solicita, a los poderes legislativos que tengan en cuenta los más elementales principios de precaución y prudencia que deberían figurar en cualquier iniciativa legislativa destinada a regular ámbitos tan sensibles como la protección de la salud.
Otro aspecto importante que se desgrana en la moción que se presenta, es la situación de desprotección sanitaria, social, familiar, judicial y económica que viven los afectados por la EHS, y es que es inaceptable desde la perspectiva de la definición de la salud que hace la propia OMS, la no inclusión de esta enfermedad en el CIE (Catálogo Internacional de Enfermedades), impidiendo a estas personas obtener diagnósticos correctos y que sus tratamientos sean cubiertos por la Administración pública.
Esta moción no pretende más que paliar en medida de lo posible el avance de lo que puede llegar a ser la pandemia del siglo XXI, así como el reconocimiento de estos enfermos que ven mermada enormemente su calidad de vida no sólo por sus síntomas físicos sino también por los profundos cambios emocionales que suele llevar aparejados.
No me gustaría dejar pasar la ocasión para señalar que según la Organización Mundial de la Salud, los niños son particularmente sensibles a estos campos electromagnéticos, advirtiendo que «una señal (electromagnética) determinada es absorbida dos veces más profundo en la médula gris y la corteza cerebral de un niño frente a un adulto».
Además la misma Organización Mundial de la Salud a través de la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (IARC), clasificó en mayo de 2011 los campos electromagnéticos generados por móviles y wifis en la categoría «2B», es decir, posibles cancerígenos. Y Advierten del «posible» riesgo de cáncer cerebral en quienes están expuestos a radiaciones electromagnéticas provenientes de los teléfonos móviles a diario y tecnologías similares, como el wifi.
Y así, el Consejo de Europa adoptó una resolución, la 1815/2011, en la que consideraba que hay suficientes pruebas de los efectos potencialmente nocivos de los campos electromagnéticos (CEM) sobre el medio ambiente y la salud humana. En dicho texto, el Consejo proponía a los Estados miembros que tomaran medidas en relación al uso de teléfonos móviles y redes WiFi y, en especial, solicitaba la prohibición de este tipo de dispositivos en las escuelas.
Por ello este Grupo Municipal se atreve a proponer al Concejal de Educación que someta esta cuestión para su debate en el Consejo Municipal Escolar.
Finalizo, como no podía ser de otra manera agradeciendo y congratulándonos del apoyo unánime a la moción propuesta.

TEXTO COMPLETO DE LA MOCIÓN (VER DOCUMENTO ORIGINAL OFICIAL EN PDF MÁS ABAJO):
Moción que presentan los Grupos Municipales del PP, PSOE, MIAS Pinto y UPyD sobre la prevención y reconocimiento de las enfermedades derivadas de la electrohipersensibilidad (EHS)
EXPOSICIÓN DE MOTIVOS
La electrohipersensibilidad (EHS) forma parte de las nuevas enfermedades surgidas en el seno de las sociedades desarrolladas. Se trata de una enfermedad notoria recurrente provocada por la exposición a campos electromagnéticos. Sin embargo, la persona afectada no aparenta tener problema alguno mientras no se exponga a los campos eléctricos. Toda enfermedad recurrente que sea producida por radiaciones, y que disminuya o desaparezca cuando uno se aleja de la fuente que los genera, constituye un caso de hipersensibilidad electromagnética.
El también llamado Síndrome de las Microondas afecta sobre todo a personas con el sistema inmunitario debilitado, o en fase de desarrollo (ancianos, enfermos, niños…) aunque cualquier persona con buen estado de salud puede llegar a padecerla si su exposición a las radiaciones se hace intensa y prolongada. Cursa con síntomas de insomnio, cansancio o irritabilidad. No es mortal, aunque puede acabar degenerando en enfermedades como el cáncer así como provocar diversos trastornos neurológicos en caso de no reducirse la exposición. Los afectados por electrohipersensibilidad electromagnética pueden hacerse sensibles a niveles de radiaciones que normalmente, para el público en general, pasarían desapercibidos.
Hoy se sabe con certeza que los campos electromagnéticos interfieren en el funcionamiento de nuestro organismo y de todos los seres vivos. Numerosos estudios científicos lo demuestran. Por ejemplo, la alteración del ciclo de producción de la hormona melatonina, que regula el sistema inmunitario y hormonal (estudios del profesor José Luís Bardasano, Director del Departamento de Especialidades Médicas de la madrileña Universidad de Alcalá de Henares) o de daños en el ADN que trasporta la información genética de las células (informe REFLEX, participado por investigadores de más de 12 países europeos y financiado por la UE con más de 3 millones de euros). Según las últimas estimaciones para las sociedades modernas la población electrosensible oscila ya entre el 3 y el 5%, lo que eleva a unos 13 millones el número de europeos que sufren este mal. En Suecia, primer país que aceptó la electrohipersensibilidad como causa de baja laboral (invalidez física), la cifra de afectados se eleva a 290.000.
Las personas que padecen electrohipersensibilidad a los campos electromagnéticos ven mermada enormemente su calidad de vida no sólo por sus síntomas físicos sino también por los profundos cambios emocionales que suele llevar aparejados. A esto último hay que añadir una serie de inconvenientes: por un lado, la dificultad de su diagnóstico (aunque la mayoría de los médicos no la identifican aún en su consulta porque en nuestro país todavía no está tipificada) hace que a la persona que empieza a padecer el conjunto de síntomas se la derive de especialista en especialista. Estos errores de diagnóstico, con frecuencia agravan el síndrome, pues hacen que el sujeto permanezca expuesto largos años al agente causal y retardan el tratamiento correcto. Por otro lado, las personas con este problema comienzan a recibir la exclusión social, empezando por los familiares, amigos y después en su trabajo. Se les califica de alarmistas, vagos, hipocondríacos, inadaptados sociales, etc., cuando en realidad lo que están padeciendo es una enfermedad orgánica descrita por la Organización Mundial de la Salud (OMS).
La situación de desprotección sanitaria, social, familiar, judicial y económica que viven los afectados por la EHS es inaceptable desde la perspectiva de la definición de la salud que hace la propia OMS. La no inclusión de estas enfermedades en la CIE (Catálogo Internacional de Enfermedades), impide a estas personas obtener diagnósticos correctos y que sus tratamientos sean cubiertos, al menos en parte, por la Administración pública. Además, su reconocimiento oficial propiciaría una mayor investigación en este campo. Sólo a partir del reconocimiento, pueden empezar a luchar por sus derechos, mientras tanto siguen siendo ignorados y sobreviven como pueden. Además, el Parlamento Europeo a través de sus resoluciones de 2 de abril de 2009 y de 27 de Mayo de 2011, ha solicitado a todos los estados miembros que sigan el ejemplo de Suecia y reconozcan la electrohipersensibilidad electromagnética a fin de proporcionar una protección adecuada y garantizar la igualdad de oportunidades entre quienes la padecen.
El 23 de mayo de 2011, Minerva Palomar se convertía en la primera trabajadora en España a la que un juez ha concedido “la incapacidad laboral permanente y absoluta” por síndrome de electrohipersensibilidad electromagnética y ambiental, dotándola con una pensión equivalente al cien por cien de su sueldo. Además, desde el 3 de marzo de 2012, el Colegio de Médicos de Austria tiene publicadas unas directrices para el diagnóstico y tratamiento de la electrohipersensibilidad, dentro del contexto de las “enfermedades y problemas de salud relacionados con los Campos Electro Magnéticos.Para evitar llegar a estos extremos, es conveniente prevenir, y para ello se hace necesario adoptar las medidas necesarias para frenar sus efectos negativos en la población.
En este sentido, el Anteproyecto de Ley General de Telecomunicaciones, parece no contemplar los más elementales principios de precaución y prudencia que deberían figurar en cualquier iniciativa legislativa destinada a regular ámbitos tan sensibles como la protección de la salud.
De acuerdo con todo lo anterior, se somete a la consideración del Pleno la aprobación de los siguientes:
ACUERDOS
1. Instar al Gobierno de la Nación a tener en cuenta los más elementales principios de precaución y prudencia, en cuanto a la protección de la salud de las personas se refiere, en el trámite parlamentario para la aprobación del Anteproyecto de Ley General de Telecomunicaciones
2. Instar al Gobierno de la Nación a que inicie los trámites necesarios para reconocer oficialmente como enfermedades las derivadas de la Electrohipersensibilidad (EHS).
3. Trasladar la presente moción al Gobierno de la Nación, así como a los Grupos Parlamentarios del Congreso de los Diputados y Senado.
4. Dar la oportuna publicidad a la presente moción a través de los medios municipales
Firman el documento oficial los portavoces de los grupos municipales del PP, PSOE, MIA Pinto y UPyD
Ver documento original oficial en pdf

miércoles, 29 de enero de 2014

ESTUDIO / WIFI: La exposición prenatal de las ratas a una red Wi-Fi provoca un retraso del crecimiento y la pubertad - enero 2014


ESTUDIO / WIFI: La exposición prenatal de las ratas a una red Wi-Fi provoca un retraso del crecimiento y la pubertad - enero 2014
Un primer estudio sobre el Wi-Fi demuestra que la exposición prenatal de ratas da lugar a retrasos en el crecimiento y la pubertad. Fuente estudio Inglés:http://informahealthcare.com/doi/abs/10.3109/15368378.2013.871619 Resumen El objetivo de este estudio fue investigar los efectos de un campo electromagnético 2450 MHz (EMF) (frecuencia inalámbrica a Internet) sobre el crecimiento y el desarrollo de ratas Wistar. conducidas fue el estudio en tres grupos de ratas. Los grupos prenatales y postnatales fueron expuestos a los CEM 1 h / día desde intrauterino y postnatal partir períodos, respectivamente. El tercer grupo fue el grupo de simulación expuestos. El crecimiento, la nutrición y la abertura vaginal (VO) ¿Se les controle periódicamente. Séricos y tisulares de ejemplares recolectados en la pubertad. Los exámenes histológicos, el estado antioxidante total (TAS), Estado del índice total de oxidante (TOS) y el estrés oxidativo (OSI) mediciones en tejido de ovario y cerebro y la tinción inmunohistoquímica de la hipotálamo aussi se realizaron Además de la determinación de suero de FSH, LH, E2 y de IGF valores de -1. Peso al nacer de los grupos fueron similares (p> 0,05). ganancia Masa por día fue significativamente inferior y la pubertad fue significativamente más tarde en el grupo prenatal. Cerebro y ovario TOS y los valores de OSI en el grupo prenatal aumentaron significativamente (p <0,05) En comparación con el grupo de control. Los niveles séricos de LH de grupos prenatales y postnatales la se incrementaron, Altho FSH en suero y los valores de E2 no difirió entre los grupos (p> 0,05). Los exámenes histológicos de los especímenes No. diferencia estadísticamente significativa entre los grupos (p> 0,05). Revelados La exposición a 2.450 MHz EMF, especialmente en el período prenatal, dieron lugar a la restricción del crecimiento postnatal y retraso de la pubertad en ratas Wistar. El aumento de los valores de TOS y OSI en el cerebro y en los tejidos de ovario puede ser interpretado como un signo de estrés crónico inducido por los CEM. Este es el primer estudio longitudinal investiga los efectos de todos los que la FEM inducida por la conexión inalámbrica a Internet en el desarrollo puberal lado el crecimiento.

Fuente: http://www.robindestoits.org/ETUDE-WIFI-L-exposition-prenatale-de-rats-au-Wi-fi-provoque-un-retard-de-croissance-et-de-puberte-Janvier-2014_a2162.html

"Basta de experimentos a gran escala"

Contaminación electromagnética

"Basta de experimentos a gran escala"


"Hay que decir no a los teléfonos móviles y las redes wifi".

"Deben rebajarse millones de veces los límites permitidos de emisiones"

4 millones de españoles podrían manifestar una sensibilidad a los campos electromagnéticos



Olle Johansson es un sueco con aspecto de Sancho Panza y espíritu de Don Quijote. Con su aspecto bonachón y sosegado, con la ciencia como única arma, explica lo que parece que nadie quiere oír, sobre todo la poderosa industria mundial de las telecomunicaciones. 
Durante su reciente visita a Barcelona –invitado por Oikos Ambiental a la Jornada de Técnica sobre Medio Ambiente y Salud, organizada por la Asociación Apquira de afectados por enfermedades ambientales– ha pedido que digamos no a los teléfonos móviles, no a las redes wifi y no a cualquier fuente innecesaria de radiaciones electromagnéticas.
Johansson es médico y trabaja en el departamento de Neurociencias del Instituto Karolinska de Estocolmo, uno de los centros de investigación y enseñanza médica más avanzados del mundo, encargado de decidir el premio Nobel cada año, donde desde 1970 ha realizado numerosos estudios que prueban el efecto nocivo de diferentes tecnologías utilizadas en telecomunicaciones. 
MEDIDAS QUE PODEMOS TOMAR

La doctora Carme Valls-Llobet es uno de los pocos especialistas que en España estudian y tratan las alteraciones causadas por los campos electromagnéticos, así como otros trastornos de tipo ambiental, como la sensibilidad química múltiple. 
Propone las siguientes medidas: 
• Vigilar la presencia de antes de telefonía móvil y torres de alta tensión a menos de 100 metros del domicilio. 
• Que los niños no utilicen los teléfonos móviles ni tabletas con conexión wifi.
• No apoyar los ordenadores portátiles sobre las rodillas o el vientre.
• No utilizar wifi, sino conexiones por cable.
• Alejar los teléfonos inalámbricos de los lugares donde se permanece mucho tiempo, especialmente el dormitorio.
• No utilizar pantallas ni móviles dos horas antes de acostarse. 
En el caso de sufrir síntomas se puede recurrir a suplementos nutricionales: 
• Equilibrar el metabolismo óxido reducción celular, regulando los niveles de tiroxina, magnesio, hierro, zinc, ácido fólico y vitamina B12. 
• Asegurarse de que los niveles de vitamina D en sangre se sitúan entre 66 y 100 n/ml.
• En caso de fatiga, utilizar coenzima Q10 en forma reducida (ubiquinol).
En 1995 se preguntó por primera vez si los teléfonos móviles serían peligrosos y desde entonces no ha dejado de demostrar que efectivamente lo son. Pero sus estudios son sólo una pequeña parte de las 2.000 referencias que mencionó en Bioinitiative 2007, el informe de 600 páginas que elaboró junto con otros 13 científicos para concienciar a la comunidad científica y a la sociedad. La revisiónBioinitiative 2012 sumó 1800 estudios más y alcanzó las 1479 páginas (aquí un resumen en español). 
Según el doctor Joaquim Fernández Sola, del Hospital Clínico de Barcelona, de 470.000 a 4 millones de españoles podrían manifestar una sensibilidad a los campos electromagnéticos, con síntomas como reacciones de la piel, dolor en el pecho, pérdida de memoria, mareos, acúfenos, náuseas, nerviosismo, ansiedad, cansancio o dolor de cabeza. 
Johansson insiste en que la hipersensibilidad no es una enfermedad, sino una reacción del organismo a las radiaciones artificiales y que, en consecuencia, el objetivo no debe ser tanto encontrar una cura como eliminar la causa del problema, o sea, los campos electromagnéticos. La solución no puede ser solo médica, sino política y social: las autoridades deben prohibir las emisiones perjudiciales.
“Las personas están bien y no pueden ser obligadas a dejar su trabajo o a cambiar de casa; se trata de defender sus derechos”, sostiene. 
Las personas electrosensibles son como los canarios de los mineros. Dan la señal de alarma, pero todos sufrimos de alguna manera los efectos de las radiaciones electromagnéticas. La lista de alteraciones es larga y preocupante. 
Johansson fue desgranando en su conferencia de Barcelona, ante médicos y personas afectadas, los posibles efectos negativos de los campos electromagnéticos: asma, trastornos de la piel, melanoma, linfoma y otros tipos de cáncer, permeabilidad cerebral, disminución de la calidad del semen e infertilidad, cambios en las enzimas antioxidantes, estrés, disfunciones del aprendizaje y del comportamiento... Por cierto, Johansson relaciona las dificultades de los estudiantes suecos -una preocupación nacional- con el aumento de ordenadores en las aulas.
La acumulación de pruebas ha llevado a que científicos de vanguardia, reunidos por la Comisión Internacional para la Seguridad Electromagnética (ICEMS) haya aprobado sucesivas resoluciones en Benevento (2006), Venecia(2008) y Londres (2009). 
En estas declaraciones, los expertos independientes afirman que "los campos electromagnéticos actúan a todos los niveles, desde el molecular al epidemiológico" y que en aplicación del principio de precaución debieran "aprobarse nuevas normas que protejan la salud de todos, incluidos las personas más vulnerables". Mientras los cambios legislativos no se producen, "recomiendan limitar el uso de teléfonos móviles y otros dispositivos similares", sobre todo "entre los niños y los adolescentes". 
UN ESPACIO LIBRE DE CONTAMINACIONES

La Jornada técnica sobre Medio Ambiente y Salud, organizada por laAsociación Apquira, en la que participó Olle Johansson, se desarrolló en los locales del Col.lectiu Ronda de abogados laboralistas. Este despacho bien conocido en Barcelona por su activismo cuenta con un Espacio con Valor Ambiental (EVA) donde se ha tratado de eliminar toda fuente de contaminación química y electromagnética en pleno centro de Barcelona. Allí se refugian las personas afectadas.
Diseñado por el experto en bioconstrucción Mariano Bueno y la bióloga Elisabet Silvestre, se ha construido con materiales naturales y ecológicos que adoptan formas biológicas y acogedoras.
Pese a todas las pruebas que aporta Johansson, las autoridades sanitarias continúan haciendo más caso a los estudios que niegan los efectos. Buena parte están pagados por la industria, denuncia. Por eso no es raro que los medios de comunicación mayoritarios aparezcan expertos que defienden la inocuidad de los móviles y las redes wifi y desacreditan toda sugerencia en sentido contrario.  
"En ningún caso se trata de paranoias. Las ratas de laboratorio muestran las consecuencias y no saben leer las revistas ni miran la televisión", dice Johansson socarrón. Además se encuentran los mismos problemas desde Suecia a España y desde Japón a Estados Unidos. Los seres vivos también muestran una serie de reacciones. Por ejemplo, si se deja un teléfono móvil al lado de una colmena, es probable que las abejas huyan. Las hormigas responden alejando las larvas. 
Incluso los estudios que son financiados con dinero público están condicionados por la influencia de las empresas de telecomunicaciones. Un ejemplo fue el estudio REFLEX, que se desarrolló durante 4 años en 12 laboratorios de 7 países, entre ellos España, pertenecientes a la Unión Europea. Su objetivo era demostrar que las emisiones de microondas no fragmentaban el ADN, pero los primeros resultados indicaron que sí lo alteraban, y en lugar de actuar en consecuencia, se dijo que las investigaciones, al ser in vitro, no demostraban totalmente los efectos perjudiciales en humanos... La Unión Europea no quiso poner ni un euro más en esa línea de investigación.
¿Cómo afrontar el problema? 
Mientras las organizaciones científicas y los políticos no actúen, Johansson cree cada persona debe informarse y decir no a todas las tecnologías peligrosas: "Si eliminamos la mayoría de gadgets que nos rodean no pasará nada, de verdad, ¡seguiremos viviendo igual! ¡No a más experimentos a gran escala!". No al uso indiscriminado del móvil y otros aparatos como teléfonos inalámbricos o monitores infantiles. No a regalar teléfonos y tabletas a los jóvenes. No a las redes wifi en las escuelas y en las casas. 
Pero no pueden abandonarse las reivindicaciones a los políticos, porque individualmente no podemos controlar lo que hacen los vecinos o las empresas de telecomunicaciones. En su opinión debieran rebajarse "millones de veces" los niveles de emisión permitidos en la actualidad.
“El mundo se mueve inexorablemente hacia uno de esos momentos trágicos que conducirán a los historiadores del futuro a preguntarse ¿por qué no actuaron a tiempo?”, advierte.
"Muchas personas pensarán que para qué hacer nada, pero cuando uno muere debe pensar que ha hecho todo lo posible por los demás", concluye. Estamos seguros de que  al menos Johansson no cejará en la lucha.  
Primeras victorias
• Alemania y Francia han legislado a favor de que en las escuelas se sustituya las redes wifi por cable.
• La OMS clasifica desde 2011 las microondas que se utilizan en telefonía móvil como posible cancerígeno humano por su relación con tumores cerebrales malignos.
• La Corte Suprema de Casación italiana confirmó la sentencia que consideraba una enfermedad laboral el cáncer de un trabajador que debía hablar continuamente por el teléfono móvil.
 La resolución 1815 del Consejo de Europa pide a los gobiernos europeos que prohiban los móviles y las redes wifi en las escuelas.
• Suecia reconoce la electrosensibilidad como una discapacidad. 
Fuente: http://www.elcorreodelsol.com/articulo/basta-de-experimentos-gran-escala

martes, 28 de enero de 2014

Francia quiere prohibir el wifi en guarderías y limitarlo en los colegios

Día 26/01/2014 - 


Se intenta prevenir de los riesgos para la salud que puede conllevar el uso repetido de tecnologías inalámbricas


Francia quiere prohibir el wifi en guarderías y limitarlo en los colegios

Los riesgos que para la salud pueden entrañar las nuevas tecnologías es el centro de un debate que se acaban de abrir en Francia. Los diputados galos están estudiando un nuevo proyecto de ley, apoyado por el Gobierno, que entre otras cosas prohibirá la instalación de wifi encentros de acogida de niños menos de tres años, como guarderías, y limitará su uso en los colegios de Primaria como medida de precaución.
Según este texto, el wifi sólo podrá encenderse en estos centros «cuando las actividades pedagógicas lo justifiquen», lo que implicará que tendrán que estar equipados con un dispositivo que permita fácilmente apagarlo, según ha explicado la ministra de Economía Digital, Fleur Pellerin en una entrevista publicada Le Parisien». Pellerin subrayó que no tiene sentido instalar wifi en los centros que acogen a niños de menos de tres años.
Uno de los puntos más polémicos del texto legislativo es que fija un marco para el despliegue de antenas para móviles y otros servicios de telecomunicaciones. En concreto, se introduce «el principio de moderación» que fija tres tipos de obligaciones para los operadores cuando instalen sus antenas: la concertación y la información de los vecinos, la transparencia y «la re-absorción de los puntos atípicos, donde las emisiones son superiores a la media».
La Agencia Nacional de Seguridad Sanitaria (Anses) se encargará de identificar los puntos negros en términos de emisiones (se estima que hay un millar en Francia, donde hay 120.000 antenas), estudiar la forma de controlarlos y verificar que las empresas actúan para corregirlos.
La proposición legislativa incluye la prohibición de que la publicidad de teléfonos móviles se dirija a menores de 14 años y establece unos estándares sobre la información que se deberá aportar a los compradores sobre las ondas que generan.
En paralelo, se prevén campañas para promover el uso de los dispositivos de manos libres y evitar en lo posible tener mucho tiempo el teléfono pegado a la cabeza por los riesgos potenciales.

Fuente:  http://www.abc.es/familia-padres-hijos/20140126/abci-francia-wifi-guarderias-201401241149.html

domingo, 26 de enero de 2014

LA SALUD Y LOS TELEFONOS CELULARES (English translation included). EL COMERCIO



Hace unos días suena mi teléfono celular, el que desde ya hace algunos meses he tratado de alejar un poco mas de mi cuerpo (pero no de mi rutina) y contesté a través del sistema Bluetooth de mi carro. Era la Dra. Devra Davis, directora del Centro de Cáncer y Medio Ambiente de la Universidad de Pittsburg.
Hoy día, me dice Devra (a quien percibo me esta hablando a través del parlante incorporado de su celular), el Dr. Ronald Herberman, director del Centro de Cáncer de la universidad ha enviado un memorando a sus 3,000 empleados diciéndoles que los teléfonos celulares pueden ser perjudiciales para la salud.Hey Devra, le digo, eso es revolucionario, nunca he escuchado una alerta de este tipo; si me dice, es la primera vez que sucede esto es EEUU.
Para aumento de mi sorpresa, me dice que algunos países como Francia, Alemania e India ya han lanzado recomendaciones para limitar la exposición de radiación electromagnética en sus pobladores y que además el Departamento de Salud Pública de la ciudad de Toronto en Canadá, esta aconsejando a los niños y adolescentes a que limiten el uso de teléfonos celulares para evitar futuros riesgos.
Le agradecí la llamada y quede en revisar los documentos científicos en los que se baso el Dr. Herberman para hacer tan atrevida recomendación a su personal. Las recomendaciones del panel de expertos han sido publicadas en la pagina web delCentro de Cáncer y Medio Ambiente de la Universidad de Pittsburg y sirven de base para este blog.
El asunto empieza cuando se entiende que un teléfono celular no podría funcionar si no fuera por que es un aparato que recibe y envía ondas electromagnéticas a través de su antena. Estas ondas electromagnéticas, de acuerdo a muchos expertos deben considerarse como elementos contaminantes, potencialmente peligrosos para la salud. Quizás una analogía interesante seria compararla con el humo del cigarrillo, que ahora bien sabemos, no solo afecta al usuario del cigarrillo, sino a todas las personas que respiran el aire contaminado con el humo.
El problema se produce cuando se entiende que para poder escuchar la conversación, el teléfono celular debe ser colocado en el oído, pegado a la cabeza, separado del cerebro solo por el cuero cabelludo y el hueso del cráneo.
Un estudio realizado por un investigador asociado al IEEE (Institute of Electrical and Electronics Engineers) demuestra un cálculo de la “absorción” de ondas electromagnéticas provenientes de un teléfono celular, en diversas edades, en el cerebro de un ser humano.
En la foto que mostramos arriba, se ve el efecto de las ondas electromagnéticas de un teléfono celular en el cerebro de un niño de 5 años, uno de 10 años y en un adulto. A la mano derecha está la escala de intensidad de la radiación, que va del rojo y anaranjado en la parte alta (mas fuerte), al blanco en la parte baja (menos fuerte).
Cada imagen representa un corte transversal del cráneo (como cuando se abre una papaya) y la imagen pequeña ovalada anaranjada de la parte baja representa el teléfono celular, emitiendo radiación (señal anaranjada fuerte). Se puede ver como las ondas (a mas anaranjadas mas potentes) se distribuyen dentro del cerebro.
En el niño de 5 años, las ondas casi llegan hasta el otro lado del cerebro, en el de 10 años hasta la mitad y en el adulto hasta la tercera parte. En los niños, el cerebro absorbe mas radiaciones electromagnéticas por el menor tamaño del cerebro y por tener tejidos mas blandos.
¿Qué efecto tienen estas ondas electromagnéticas en el funcionamiento y en la estructura de nuestro cerebro?.
Pues esa es la gran pregunta, la que según el Dr. Heberman y otros expertos no tiene todavía una respuesta definitiva; pero que según el panel de expertos internacionales que motivó al Dr. Heberman a escribir su memorando, ya tiene una respuesta que apunta en una dirección no muy favorable para la salud de los usuarios de teléfonos celulares.
Por ejemplo, recientes estudios han demostrado que los teléfonos celulares alteran las ondas cerebrales alfa y delta, responsables de la vigilia y el sueño, habiéndose demostrado que pueden ser causa de insomnio en sus usuarios.
Otros estudios han demostrado que las ondas electromagnéticas alteran la llamada barrera hematoencefálica (una especie de filtro que separa el tejido cerebral del sistema circulatorio y protege al cerebro de sustancias indeseables para este órgano). Ciertas proteínas, llamadas “proteínas de estrés” son también mas abundantes como consecuencia de la acción de las radiaciones electromagnéticas.
Por ultimo, recientes estudios, que incluyen a personas que han usado el celular por lo menos durante 10 años muestran una posible asociación con tumores benignos del nervio auditivo (neuromas acústicos) y con ciertos tipos de cáncer del cerebro.
El gran problema es que las investigaciones mas recientes y mejor diseñadas no tienen más de 10 a 15 años de buen seguimiento, y al igual que ocurre con el humo del cigarrillo, que necesita mas de 30 años para producir el cáncer del pulmón, es posible que las investigaciones no demuestren todavía el verdadero efecto de las radiaciones electromagnéticas sobre la salud de las personas hasta el año 2025 o 2030.
Entonces, ¿qué hacer?.
Siempre pensando que si se yerra, debe errarse en el lado del público y dado que las investigaciones no pueden ni probar ni refutar los posibles daños que los celulares pueden producir, el Centro de Cáncer y Medio Ambiente de la Universidad de Pittsburg hace las siguientes 10 recomendaciones preventivas a los usuarios de teléfonos celulares:
1. No deje que los niños usen un celular excepto por emergencias. Es probable que los órganos en desarrollo de un feto o niño sean sensibles a los efectos de la exposición a campos electromagnéticos.
2. Al usar su teléfono celular, trate de mantener el teléfono celular lo mas lejos posible del cuerpo. La amplitud del campo electromagnético es cuatro veces menor a una distancia de 5 centímetros y cincuenta veces menor a un metro de la antena. Siempre que sea posible, utilice el teléfono con el parlante incorporado o con auriculares de tipo Bluetooth, los que emiten frecuencias que son 1/100 menos potentes que la antena del teléfono celular normal. El uso de audífonos con cables puede también reducir la exposición.
3. Evite utilizar su teléfono celular en lugares cerrados, como en un autobús, donde usted puede exponer pasivamente a otras personas con los campos electromagnéticos de su teléfono.
4. Evite llevar su teléfono celular pegado al cuerpo, pongalo en su maletín o la cartera. No lo ponga debajo de la almohada ni en la mesa de noche, especialmente si esta embarazada. Si tiene que llevar el teléfono con usted, pongalo en modo “vuelo” o “fuera de línea” o simplemente apáguelo y revíselo de cuando en cuando para ver si alguien le dejó un mensaje. Personalmente, pienso que si alguien me necesita, me dejará un mensaje, quien no me necesita no lo hará.
5. Si usted debe llevar su teléfono celular pegado al cuerpo (en la cintura por ejemplo), asegúrese de que el teclado numérico este posicionado hacia su cuerpo y el otro lado este posicionado hacia el exterior para que los campos electromagnéticos transmitidos se emitan lejos de usted.
6. Sólo utilice su teléfono celular para establecer contacto o conversaciones que duren unos pocos minutos. Como en el caso del humo del cigarrillo, los efectos biológicos están directamente relacionadas a la duración de la exposición. Para conversaciones más largas, utilice un teléfono con línea de tierra. Recuerde también que los teléfonos inalámbricos de la casa usan una tecnología semejante a la de los teléfonos celulares.
7. Alterne el lado de la cabeza en el que usa el celular para disminuir el riesgo de exposición. Antes de ponerse el teléfono celular en la oreja, espere hasta que la otra persona conteste la llamada. Esto limita el poder del campo electromagnético emitido cerca de la cabeza y la duración de su exposición.
8. Evite utilizar su teléfono celular cuando la señal es débil o al moverse a alta velocidad, como cuando viaja en un coche o en un tren. En esas situaciones, el teléfono esta tratando de conectarse repetidamente a una nueva antena de relevo y el poder de la radiación electromagnética aumenta mucho mas.
9. En lo posible, use mensajes de texto en vez de hacer una llamada, recordando siempre limitar también la duración de la exposición y la proximidad del teléfono al cuerpo.
10. Escoja un dispositivo con el SAR más bajo posible (SAR = Specific Absorption Rate = Tasa Específica de Absorción), una medida de la fuerza del campo magnético absorbido por el cuerpo. Las calificaciones de SAR de los teléfonos de uso común están disponibles en el Internet, buscando “SAR rating cell phones” o “calificaciones SAR de teléfonos celulares”.
Les confieso que cuando leí esas recomendaciones por primera vez, me parecieron súper exageradas, que no eran realistas; pero reflexionando en ellas, me di cuenta que no lo eran tanto y ahora aplico muchas de esas reglas en mi vida diaria.
No pienso dejar de usar mi celular, simplemente voy a tratar de usarlo de una manera mas cuidadosa. El teléfono celular es parte integral de nuestras vidas y es una tecnología que esta haciendo avanzar el mundo en la dirección correcta de las comunicaciones, pero ante la duda, creo que es mejor protegerse que lamentarse después.
Pensamos también que la industria de teléfonos celulares debe darse cuenta que es mejor trabajar en la reducción de riesgos de sus aparatos desde ahora, en vez de hacerlo a las apuradas en algunos años cuando los problemas aparezcan, o de negar lo evidente y meterse en problemas como lo hizo la industria del tabaco.
Y para los que tenemos hijos, les digo que los niños entienden muy fácilmente los potenciales peligros y creo que serán adoptadores tempranos de las medidas de seguridad. Al fin y al cabo, ellos usan mas mensajes de texto que mensajes de voz.
Hable con sus hijos y cuide su salud.

HEALTH AND CELL PHONES


A few days ago, my cell phone rang, a phone I had tried for several months to distance myself from a bit (from my body, but not from my routine), and I answered using my car’s Bluetooth system. It was Dr. Devra Davis, Director of the Center for Environmental Oncology of the University of Pittsburg Cancer Institute.
Today, Devra (whom I noticed was talking to me using her cell phone’s built-in speaker) told me that Dr. Ronald Herberman, Director of the University’s Cancer Institute, sent amemorandum to its 3,000 employees, telling them that cell phones may be hazardous to our health.
Hey, Devra, I told her, that is revolutionary. I had never heard an alert of this type. Yes, she told me, it is the first time it has happened in the United States.
To add to my surprise, she told me that some countries, such as France, Germany and India, had already introduced recommendations to limit their residents’ exposure to electromagnetic radiation and that the Public Health Department of the city of Toronto, Canada, was advising children and adolescents to limit the use of cell phones to avoid future risks.
I thanked her for the phone call and then reviewed the scientific documents which Dr. Herberman had used as a basis in making such a bold recommendation to his personnel. The panel of experts’ recommendations have been published on the web page of the Center for Environmental Oncology of the University of Pittsburg Cancer Institute and are used as a basis for this blog.
The problem starts when you know that a cell phone could not work if it were not a device that sends and receives electromagnetic waves through its antenna. These electromagnetic waves, according to many experts, must be considered pollutants that are potentially hazardous to our health. Perhaps an interesting analogy would be to compare it to cigarette smoke, which we now know not only affects the cigarette users, but also all of the people breathing the smoke-polluted air.
The problem occurs when you learn that, in order to hear the conversation, the cell phone must be put to your ear, close to your head, separated from your brain by only the scalp and skull.
A study conducted by a fellow of the IEEE (Institute of Electrical and Electronics Engineers) demonstrates an estimation of the “absorption” of electromagnetic radiation from a cell phone based on age into a human brain.
The above photo shows the effect of a cell phone’s electromagnetic waves on a child of 5, on one of 10 and on an adult. To the right is a scale of radiation intensity, which goes from red and orange at the top (strongest) to white at the bottom (weakest).
Each image represents a transversal slice of the brain (like when you cut open a papaya) and the small, orange, oval-shaped image represents the cell phone, emitting radiation (strong, orange signal). You can see how the waves (the more orange, the more potent) are distributed within the brain.
In the 5-year old child, the waves nearly reach the other side of the brain; in the 10-year old, up to halfway; and in the adult, up to a third. In children, the brain “absorbs” more radiation due to their brain’s smaller size and softer tissues.
What effect do these electromagnetic waves have on the functioning and structure of our brain?
Well, that is the big question which, according to Dr. Herberman and others, does not yet have a definitive answer. However, according to the panel of international experts that led Dr. Herberman to write his memorandum, it already has an answer that points in a direction that is not very favorable to the health of cell phone users.
For example, recent studies have demonstrated that cell phones alter the alpha and delta brain waves that are responsible for wakefulness and sleep, it having been shown to be a possible cause of insomnia in their users.
Other studies have shown that electromagnetic waves change the so-called hematoencephalic barrier (a type of filter that separates the brain tissue from the circulatory system and protects the brain from substances that are undesirable for that organ). Certain proteins, called “stress proteins” are also more abundant as a result of the action of electromagnetic radiation.
Finally, recent studies, which include people who have used a cell phone for at least 10 years, show a possible association with benign tumors of the auditory nerve (acoustical neuromas) and with certain types of brain cancer.
The big problem is that the most recent and best-designed research does not have more than 10-15 years of good follow-up and, as with cigarette smoke, which requires more than 30 years to produce lung cancer, it is possible that research will not demonstrate the true effect of electromagnetic radiation on human health until the year 2025 or 2030.
So, what is to be done?
Always thinking that if one errs, one should err on the side of the public, and since research can neither prove nor disprove the possible harm that cell phones may cause, the Center for Environmental Oncology of the University of Pittsburg Cancer Institute makes the following 10 preventive recommendations to cell phone users.
1. Do not allow children to use a cell phone except for emergencies. The developing organs of a fetus or child are the most likely to be sensitive to any possible effects of exposure to electromagnetic fields.
2. While communicating using your cell phone, try to keep the cell phone away from the body as much as possible. The amplitude of the electromagnetic field is one fourth the strength at a distance of two inches and fifty times lower at three feet. Whenever possible, use the speaker-phone mode or a wireless Bluetooth headset, which has less than 1/100th of the electromagnetic emission of a normal cell phone. Use of a headset attachment may also reduce exposure.
3. Avoid using your cell phone in places, like a bus, where you can passively expose others to your phone’s electromagnetic fields.
4. Avoid carrying your cell phone on your body at all times. Do not keep it near your body at night such as under the pillow or on a bedside table, particularly if pregnant. You can also put it on “flight” or “off-line” mode, which stops electromagnetic emissions.
5. If you must carry your cell phone on you, it is preferable that the keypad is positioned toward your body and the back is positioned toward the outside of your body. Depending on the thickness of the phone this may provide a minimal reduction of exposure.
6. Only use your cell phone to establish contact or for conversations lasting a few minutes as the biological effects are directly related to the duration of exposure. For longer conversations, use a land line with a corded phone, not a cordless phone, which uses electromagnetic emitting technology similar to that of cell phones.
7. Switch sides regularly while communicating on your cell phone to spread out your exposure. Before putting your cell phone to the ear, wait until your correspondent has picked up. This limits the power of the electromagnetic field emitted near your ear and the duration of your exposure.
8. Avoid using your cell phone when the signal is weak or when moving at high speed, such as in a car or train, as this automatically increases power to a maximum as the phone repeatedly attempts to connect to a new relay antenna.
9. When possible, communicate via text messaging rather than making a call, limiting the duration of exposure and the proximity to the body.
10. Choose a device with the lowest SAR possible (SAR = Specific Absorption Rate, which is a measure of the strength of the magnetic field absorbed by the body). SAR ratings of contemporary phones by different manufacturers are available by searching for “sar ratings cell phones” on the internet.
I will confess to you that when I heard these recommendations for the first time, they seemed extremely exaggerated to me, that they were not realistic. However, thinking about them, I realized that they were not so much so, and now I follow many of these rules in my daily life.
I am not planning to stop using my cell phone. I am simply going to try to use it more carefully. A cell phone is an integral part of our lives and it is a technology that is making the world move in the right direction of communication although, in the face of doubt, I believe that it is better to be safe than sorry.
We are also thinking that the cell phone industry should realize that it is better to work towards reducing the hazards of its devices from now on instead of doing so in a hurry in a few years when problems appear or denying what is evident and getting involved in problems like the tobacco industry did.
And, for those of us who have children, I say that children learn about potential dangers very easily, and I believe that they will be quick to adopt the safety measures. Anyway, they use more text messages than voice messages.
Talk to your children and take care of your health.
Fuentes: http://nogaldevida.blogspot.com.ar/2014/01/la-salud-y-los-telefonos-celulares.html  http://elcomercio.pe/blog/cuidatusalud/2008/07/la-salud-y-los-telefonos-celul